Quantcast

El Arrebato: «El amor es lo más bonito a lo que se puede cantar»

MADRID, 26 (EUROPA PRESS – David Gallardo)

Dos años después de su anterior trabajo, El Arrebato (Javier Labandón, Alcalá de Guadaíra, 1969) regresa con 'La música de tus tacones', un nuevo disco cantado «para la mujer de tu vida que te acompaña en todo». «Son once canciones de amor y once maneras de escuchar esos tacones. Porque el amor es lo más bonito a lo que se le puede cantar», señala Labandón a Europa Press.

Y al amor le canta, claro, sin perder su esencia ni sus características letras, aunque sí evolucionando hacia un sonido de swing y big band: «Soy muy inquieto, me gusta mucho aprender y escuchar. Necesitaba poner otro traje al arreglo musical de El Arrebato. La gente se sorprende un poco, pero la esencia efectivamente sigue ahí».

A este respecto, Labandón agrega que «hay que ofrecer cosas nuevas, hay que refrescarse». «Son malos tiempos para la venta de discos y la música y tienes que renovarte. El Arrebato está ahí y el que lo sigue lo encuentra en sus letras, en su manera de expresarse. Este disco es una aventura y en toda aventura hay riesgo, pero por ahora hay muy buenas sensaciones», recalca.

En esta evolución, trasladar el disco al directo está resultado una tarea «complicada», si bien Javier admite que «el disco es una cosa y el directo otra», por lo que «no tiene que sonar exactamente igual, aunque sí mantener el concepto». «Es complicado pero estamos con mucha ilusión», asegura.

Una ilusión que se mantiene «como si estuviera empezando» después de ocho discos y veinte años de trayectoria musical: «A lo mejor es inconsciencia, pero me sale así. Esa ilusión es lo que te hace caminar y pensar que este día puedes hacer la canción más bonita del mundo».

Asimismo, añade que le gusta «ir alcanzando metas pequeñas», y afirma que espera que este disco, por qué no, «le guste a todo el mundo, que sea el más vendido de El Arrebato y pueda hacer la gira más grande». «Es lo que uno sueña, y también que la gente que lo espera vea que merece la pena seguir a este músico», apostilla.