Quantcast

Cataluña prepara un segundo cuestionario sobre riesgo para víctimas de violencia de género

Los consejeros apoyan el acto de la plaza Sant Jaume por el Día Internacional

BARCELONA, 25 (EUROPA PRESS)

El consejero de Interior de la Generalitat, Ramon Espadaler, ha anunciado este martes que los Mossos d'Esquadra prepara para los próximos meses un segundo cuestionario de evaluación del riesgo para víctimas de violencia de género, para “extirparla”, ya que ha causado 14 muertas en Cataluña este año.

Lo ha declarado en la plaza Sant Jaume tras el acto principal del Día Internacional de la eliminación de la violencia de género a la mujer, que también ha reunido a la vicepresidenta, Joana Ortega, y a los consejeros de Bienestar Social, Neus Munté; de justicia, Germà Gordó; de Enseñanza, Irene Rigau; de Territorio, Santi Vila; de Cultura, Ferran Mascarell; al de Salud, Boi Ruiz, y al secretario general de Presidencia, Jordi Vilajoana.

Hasta la fecha, cuando los Mossos reciben una denuncia por violencia de género hacen un cuestionario de evaluación de riesgo, que permite evaluar qué riesgo tiene la víctima y tomar medidas concretas de protección según el caso.

Espadaler ha explicado que este cuestionario ya es una “fotografía fija” del riesgo, pero las cifras de este año corroboran que el riesgo es cambiante, por lo que se está preparando un segundo cuestionario.

De las 14 muertas este año, seis denunciaron y una séptima tuvo una actuación de oficio de los Mossos: de esos siete casos, sólo tres habían conseguido medidas de protección, que terminaron antes de su muerte.

SEGUIMIENTO PERIÓDICO

“Ahora queremos dar un paso más, hacer un seguimiento periódico”, ha explicado el consejero, aclarando que se tratará cada caso para determinar con qué frecuencia se hará el seguimiento.

El segundo cuestionario permitirá ir “un poco más allá de lo que son las órdenes judiciales de protección cuando éstas vencen”, con lo que el trabajo será más eficiente, aunque se dará parte del resultado al juez, para que sea él quien ordene nuevas medidas de protección.

AUNQUE VUELVAN CON LA PAREJA

En declaraciones a Europa Press, el consejero también ha destacado que esta medida es pionera en España: hay otras medidas, pero ninguna que suponga una segunda evaluación del caso para dar más garantías a la protección de las víctimas a través de un cuestionario.

La Consejería quiere hacer estos segundos cuestionarios incluso en los casos en que las víctimas han decidido volver con sus parejas: a veces vence la medida de protección, pero en otros casos es la misma víctima quien decide volver con el agresor.

El consejero ha destacado la importancia de la denuncia –tras las cual se hace el primer cuestionario– porque permite ese seguimiento y protección, aunque admite que es muy difícil tener el “coraje de defender los derechos propios”, pero ha insistido en la importancia de hacerlo, en dependencias policiales o en entidades y asociaciones; por eso ha instado a familiares, amigos y vecinos a denunciar.

MUNTÉ: MÁS ESFUERZO, MISMA INVERSIÓN

La consejera de Bienestar Social, Neus Munté, ha destacado medidas como la formación y sensibilización, especialmente entre jóvenes, y ha prometido a intensificar esfuerzos y utilizar los instrumentos que tiene el Gobierno regional, desde una ley “muy avanzada” hasta una red de recursos y servicios por toda Cataluña.

Al preguntarle si se invertirá más contra esta violencia, ha contestado que la inversión presupuestaria no ha bajado, que el apoyo a las entidades que trabajan con las víctimas no ha disminuido, y que los recursos desde la administración y las entidades no se han reducido, sino que se han intensificado, y “es una intención de intensificar voluntades, trabajo en red, coordinación máxima y hacer todos los esfuerzos a todos los niveles”.

El discurso principal del acto ha sido de la presidenta de la asociación Mujeres No Estándar, Carme Riu, que ha vinculado la violencia de género con la crisis, asegurando que se transforma en “una violencia silenciosa”.

Riu ha destacado también que en la UE hay unos 40 millones de niñas y mujeres discapacitadas, de las que el 40% ha sufrido alguna forma de violencia, y son mujeres que se enfrentan “a una múltiple discriminación, normalmente invisible”.