Quantcast

Huelva en cinco panorámicas

Niebla. Considerada la capital del Condado de Huelva, su impresionante legado histórico y monumental es su principal reclamo turístico, al haber sido principal ciudad del Reino de Taifa. Tartessos, romanos, visigodos y musulmanes habitaron sus tierras, que albergan el Castillo de los Guzmanes, del siglo XV, cuya visita incluye el acceso a las estancias, recorriendo sus cámaras, habitaciones y mazmorras, además de acoger un festival de teatro y danza en verano. En la actualidad, su recinto fortificado es el más completo e importante de los que se conservan en España, cuyas murallas y torreones cubren una extensión de 16 hectáreas con una altura máxima de 16 metros, donde destacan las seis puertas, cada una distinta a la anterior: de Sevilla, del Agua, del Agujero, del Buey, del Socorro y del Embarcadero, cada una de ellas distinta a las otras.

Las Marismas del Odiel. Doñana es un referente a nivel natural en España, pero sólo es la cúspide de un cúmulo de recursos naturales en la provincia de Huelva. Es el caso de las Marismas del río Odiel, protegidas por su valor ecológico -Reserva de la Biosfera por la UNESCO-. Se trata de la segunda gran zona húmeda de la provincia que, con más de 7.000 hectáreas, es cada año un importante escenario para la invernada de diversas especies de aves acuáticas. Mientras el Centro de Recepción e Interpretación Anastasio Senra facilita al visitante diferentes recursos para conocer este paraje natural, otras opciones permiten descubrir el terreno de primera mano, como la red de senderos de acceso libre, o la amplia oferta de itinerarios guiados organizados por empresas turísticas a pie, en barco o en tren.

La Gruta de las Maravillas. Archiconocida por los amantes del turismo de naturaleza, el interior de esta joya de la geología ibérica esconde estalactitas, estalagmitas, coladas, cortinas listadas, aragonitos, coraloides, gours… términos científicos que manifiestan el valor de sus formas y cuyo reflejo estético deja boquiabierto a sus visitantes, debido a la combinación de estas con sus encantadores lagos, la amplitud de sus espacios y el variado cromatismo del conjunto. La cueva, de 1.400 metros de recorrido y que presume de ser la primera cavidad turística de Europa, comenzó a permitir visitas en 1914, por lo que este año celebra su centenario como atracción.

Almonaster la Real. Este pueblo, parada obligatoria en la Ruta de los Castillos de Huelva, posee una de las pocas fortalezas árabes que se conservan de la época califal, y que forma parte de un conjunto que integra una mezquita, de la misma época, y la más reciente plaza de toros, levantada sobre el patio de armas. Desde esta localidad parten diez recorridos ya diseñados para realizar senderismo. Para reponer fuerzas, nada mejor que degustar grandes ejemplos de gastronomía de la zona, como el jamón ibérico, la caña de lomo ibérica, así como todo tipo de carnes y sabrosas chacinas caseras, sin pasar por alto platos como los adobados, la ensalada de orégano, la ensalada fina de Los Llanos o la sopa de olores.

Bollullos Par del Condado. La tradición vitivinícola inunda este pueblo, donde al menos la mitad de su territorio está ocupada por viñedos y que concentra diversas bodegas visitables. Además, en tiempos de vendimia, se realizan en Bollullos dulces ligados a la uva, como el arrope y el perrengo, realizados con mosto. De su casco urbano se puede destacar la coqueta Iglesia de Santiago Apóstol, de origen mudéjar pero con fachada barroca. En Junio se celebra la fiesta denominada Velá de San Antonio, con una tradición de más de doscientos años, en la que además de sucederse actuaciones, concursos y conciertos, las jóvenes que hayan comenzado un noviazgo ese año presentan su nueva pareja al Santo y dan las gracias por ello.

Puerto Antilla Grand Hotel, oasis del descanso

Todas ellas, y cada una por un motivo diferente, son joyas del turismo en Huelva. Cinco visitas que, al finalizar, invitan a regresar al litoral de Huelva, donde espera Puerto Antilla Grand Hotel, un cuatro estrellas imponente ubicado en primera línea de playa de Islantilla. Un establecimiento que resulta un perfecto centro de operaciones para recorrer gran parte de la costa de la provincia de Huelva, debido a la alta concentración de playas en la mitad occidental de su litoral.

Sus amplias y confortables instalaciones ofrecen una experiencia vacacional de primera calidad, tres restaurantes de distinto concepto culinario, con servicios para todos los públicos: pista de pádel, piscina climatizada, spa de más de 1.000 metros cuadrados, zonas ajardinadas y piscinas exteriores en forma de lago. Y para los niños, un programa de animación durante todo el día, miniclub y una piscina exclusiva para ellos. Un lugar donde descansar y recuperar fuerzas, con la Costa de la Luz como escenario.