Quantcast

Linde niega un «vaciamiento» de funciones del Banco de España con la supervisión única europea

El gobernador reivindica funciones «importantes» y descarta una «disminución» de la carga de trabajo

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha negado un «vaciamiento» de funciones del Banco de España con la puesta en marcha del Mecanismo Único de Supervisión (MUS).

No obstante, Linde ha admitido que la entrada en funcionamiento del MUS supone el traslado del «centro principal de decisiones» supervisoras sobre entidades de crédito significativas españolas desde el Banco de España al BCE.

«Pero ello no significa que al Banco de España no le correspondan funciones importantes en el propios MUS», ha aclarado el gobernador durante su comparecencia en la comisión de Economía en el Congreso de los Diputados.

En este sentido, Linde ha recordado que los comentarios sobre el «vaciamiento» de funciones en el Banco de España se hicieron con la puesta en marcha de la Unión Monetaria Europea y cuando el BCE asumió la responsabilidad sobre las decisiones fundamentales de política monetaria.

Ante la pregunta de varios diputados de qué organismo asumirá la competencia de resolución, Linde ha prestado su colaboración «en todo lo posible» al Gobierno sobre los «pros y contras» de las diversas posibilidades. Eso sí, ha confiado en que la decisión sobre la resolución garantice su «eficacia» y minimice el uso de ayudas públicas.

En cuanto a las entidades españolas denominadas significativas, el gobernador ha reivindicado que el Banco de España aportará su «experiencia» y la mayor parte del personal de los conocidos como 'equipos conjuntos de supervisión'; llevará «el peso» de las inspecciones 'in situ' y participará en la preparación de las decisiones que adopte el consejo de supervisión del BCE y actuará en el ejercicio de sus facultades sancionadoras.

Por otra parte, ha puesto en valor que la supervisión de las entidades de crédito consideradas menos significativas, un total de 81 entidades en España, se mantendrá «íntegramente» entre las competencias del organismo que lidera.

Ante el MUS, el gobernador ha repasado la reforma aprobada de la Dirección General de Supervisión, con el fin de crear una estructura «espejo» de la del BCE.

PROFESIONALES ESPAÑOLES EN EL MUS.

Linde además ha avanzado que al concluir este año cerca de 100 profesionales españoles se habrán incorporado a los niveles técnicos y directivos del MUS, procedentes casi en su totalidad del Banco de España.

En concreto, de los 102 puestos directivos correspondientes a los seis niveles superiores de la plantilla del MUS, 19 proceden del Banco de España, lo que se convierte en la autoridad supervisora nacional que ha aportado un mayor número de directivos.

Uno de los cuatro directores generales y dos de los siete subdirectores generales del MUS proceden del Banco de España. «Lógicamente ha tenido como consecuencia la necesidad de cubrir los huecos creados en nuestras plantillas por ese desplazamiento de personal al BCE», ha apuntado.

CUBRIR VACANTES POR DESPLAZAMIENTO DE PERSONAL.

El gobernador ha estimado que la plantilla objetivo de la Dirección General de Supervisión del supervisor debe situarse en unas 440 personas, una cifra «prácticamente» la misma que existía antes de la puesta en marcha de la supervisión única europea. «Para poder atender las necesidades del nuevo modelo de supervisión», ha defendido.

Al respecto, ha indicado que el Banco de España ha iniciado ya los procedimientos de selección y contratación de personal para cubrir dichas vacantes.

MISMA RELEVANCIA DEL TRABAJO DEL BDE.

«El nuevo modelo (MUS), que descansa en gran parte en los supervisores nacionales, no supondrá una disminución de la carga de trabajo, ni de las necesidades de personal de las autoridades de los países participantes, ni de la relevancia de su trabajo», ha explicado, para después terminar enfatizando: «Éste será también el caso en el Banco de España».

De cara a la implementación del MUS, Linde ha vaticinado reformas en los diversos componentes de la supervisión, tanto en materia de organización como en procedimientos de trabajo y plantillas, durante «algunos años».

GARANTIZAR LA INDEPENDENCIA DE LA RESOLUCIÓN

Por su parte, el portavoz socialista de Economía, Juan Moscoso del Prado, ha reclamado más información sobre el instrumento español de resolución bancaria, ya que «hay que garantizar su independencia», y sobre los avances en la coordinación de un sistema de fondos de garantía de depósito (FGD) europeos. También ha pedido comparecencias más frecuentes del gobernador porque tiene competencias sobre asuntos de gran importancia y que exigen explicaciones más a menudo.

El portavoz adjunto de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Joan Coscubiela, lamenta que el crédito no termine de llegar a la economía real y que se esté fiando la solución a este problema a la «banca en la sombra» y los «fondos buitre». Además, ha reclamado una Ley de Segunda Oportunidad para atajar, entre otros, el problema de los desahucios, y ha advertido de los «riesgos de cartelización» que se están produciendo por la concentración bancaria que ha propiciado la reestructuración financiera.

El portavoz económico de UPyD, Álvaro Anchuelo, ha preguntado al gobernador «cómo afronta el Banco de España» su nueva etapa y el cambio en sus responsabilidades, pero se ha preguntado cómo se van a solventar «carencias» como la no existencia de un FGD común o como el que las consecuencias de las decisiones sobre la resolución o reestructuración de una entidad recaiga en el Gobierno nacional que, sin embargo, no tiene competencias sobre la decisión.

Josep Sánchez Llibre, responsable de Economía de CiU, ha puesto el acento en que tras la reestructuración de la supervisión bancaria europea es necesario que el Banco de España priorice que las entidades españolas garanticen los depósitos de sus clientes y establezca mecanismos para que todas las pymes y familias tengan acceso a un «precio competitivo» al crédito que llega del Banco Central Europeo (BCE).

Finalmente, el portavoz económico del PNV, Pedro Azpiazu, cree que la integración de la supervisión bancaria en la Eurozona es un «paso necesario aunque tardío», pero ha lamentado las «deficiencias» del proceso –FGD, no mutualización, etc.–. Además, ha destacado su preocupación con la situación económica, señalando que pese a todos los sacrificios que se ha pedido a los ciudadanos, éstos no terminan de ver la solución.

El 'popular' Vicente Martínez-Pujalte se ha congratulado de que la UE esté dando pasos «que eran obvios». «Sólo ha mediado una crisis para hacer ver que era necesario», ha ironizado. A renglón seguido, ha deseado que en la supervisión bancaria se «tenga clara» que hay que «tratar a todos los países por igual», y no como en otras ocasiones que ha dado la impresión de que se regulaba en función de las necesidades o preferencias de un estado u otro.

«El Banco de España, a pesar de que algún medio de comunicación diga que ya no tiene funciones y que el edificio había que destinarlo a hotel e irse a un bajo comercial de Chamberí, nada más lejos de la realidad. El Banco de España tiene muchísimas y muy relevantes y decisivas funciones por delante, y tenemos que garantizar su independencia, su trabajo con medios técnicos y humanos, y su dimensión internacional», ha añadido el diputado murciano.