Quantcast

Babasónicos: «Ante la ausencia de internet había una curiosidad más callejera»

MADRID, 6 (EUROPA PRESS – Mirian San Martín)

«Ante la ausencia de internet había una curiosidad más callejera», ha afirmado la banda argentina Babasónicos durante su visita a Madrid, con motivo de la gira europea que les ha llevado a Londres y Berlín, y con la que visitan ahora España: a los conciertos de la semana pasada en Valencia y Alicante se suman las citas de este jueves en Valencia, el viernes el Madrid y el sábado en Zaragoza.

El guitarrista del grupo, Mariano Domínguez, conocido como Mariano Roger, ha indicado durante una entrevista concedida a Europa Press que en este viaje por Europa se han llevado gratas sorpresas, algo a veces novedoso, ya que la banda lleva en pie casi 23 años y desde hace tiempo son un mito en Argentina, donde tienen un público muy «fiel y fanático».

En esta ocasión han tocado por primera vez en Berlín, donde Babasónicos se han sentido «impactados» por la «cantidad de gente» que había y han notado una «vibración interesante». Aunque muchos de los asistentes eran argentinos, había también muchos alemanes que les han hecho volver a sentir la emoción de cuando empezaron con su carrera. «Sorprendentemente», además, observan a personas intentando pronunciar las letras de sus canciones.

No obstante, Mariano Roger es consciente de que las cosas han cambiado y que la capacidad de sorpresa en directo ha mermado hoy en día. «La gente manejaba una curiosidad distinta en cuanto a ver shows y bandas. Ante la ausencia de Internet existía una curiosidad más callejera, la gente salía a ver un concierto sin saber lo que iba a ver», apunta el músico. Ahora, en cambio, todo el mundo mira un vídeo en Youtube antes de acudir a la cita y eso, irremediablemente, «filtra un poco el impacto de algo que no se conoce».

A pesar de llevar más de dos décadas sobre el escenario, se consideran «jóvenes» y lo precisan cuantas veces sea necesario. Sin embargo, reconocen que cada vez tienen «menos ganas» de hacer muchos viajes por carretera, cosas que hacían cuando eran «más jóvenes» y que de momento aguantan. «Me alegra que todavía tengamos la tolerancia de hacer este tipo de shows, no sé cuanto tiempo va a durar», ha bromeado.

«RECUPERADOS» TRAS LA MUERTE DE GABO

Para Diego Rodríguez, otro de los miembros del grupo, Babasónicos se mantienen unidos porque disfrutan de «estar juntos». «Nos gusta componer juntos y esto, al pasar los años, es un desafío cada vez más grande y siempre lo superamos de manera satisfactoria. Los problemas llegan cuando las bandas se llevan mal», cuenta.

Una de las pruebas más difíciles a las que se han enfrentado ha sido el fallecimiento de su «bajista y amigo» Gabriel Manelli, quien murió en 2008 a causa de una cáncer linfático. «Nos pudimos sobreponer a ello, nos renovamos, cambiamos nuestra formación y ahora tenemos integrantes nuevos, pero la esencia de la banda es la misma», reconoce Roger.

El guitarrista ha admitido que «fue muy difícil en su momento» superar esta pérdida, algo que se notó en el disco 'A propósito', un trabajo que define como «de transición y de asumir el cambio que esa pérdida significó». En cambio, 'Romantisísmico', publicado en 2013, es el primer disco en el que la banda está recuperada de ese «golpe»: «Estamos en un buen momento».

La inquietud ante la grabación de un nuevo disco aparece con más frecuencia en la actualidad que hace unos años, tal y como ha indicado Roger, puesto que ahora los discos apenas duran dos años, «las giras no son tan largas como antes» y el «espacio de atención del público» también ha mermado.

Por ello, vuelven a sentir las ganas de tener «material nuevo» para presentar nuevas canciones y por ello es probable que a comienzos de 2015 comiencen a componer y en breve entren en estudio para tener otro trabajo listo antes de mitad de año.

Preguntados acerca de estas futuras canciones, los miembros de la banda afirman que no tienen nada preparado porque desde hace unos años decidieron que el proceso de creación, en su totalidad, tenía que llevarse a cabo al margen de giras y viajes.

Según explican, su modo de trabajo responde a una forma más directa y a un «proceso continuo» que comenzaron a llevar a cabo «por falta de tiempo hace varios discos», cuando notaron que les gustaba que «en el lapso de unos cuatro o cinco meses el disco fuera una cuestión de ese momento». «Era un material más fresco», ha señalado.

«Es arriesgado, da vértigo y conlleva riesgo, pero la satisfacción de generar desde esa oscuridad donde no hay nada canciones nos gusta. Al tratarse de un momento tan compacto, los discos siempre pertenecen a una época nuestra, tienen una coyuntura muy fuerte y se nota mucho disco a disco, nunca pierde vigencia», recalca Rodríguez.