Quantcast

Pequeño Nicolás: Un taxista dice que le amenazó con pegarle dos tiros

Ya hay quien compara su historia con la de Frank Abagnale, el personaje que protagoniza la historia de 'Atrapame si puedes' de Steven Spielberg. 

Pero los investigadores van teniendo una idea clara de la personalidad y la trayectoria de este individuo, y tal y como publica 'La Voz de Galicia', su información dista mucho del joven ambicioso pero inofensivo que se está presentando. Las declaraciones de quienes se toparon con él dejan claro que si su capacidad camaleónica fue clave para hacerse pasar por quien no era y engañar a sus víctimas, también le estaría sirviendo ahora para confundir a quienes tratan de desentrañar su misterio. Y todo gracias a quienes trazan en los medios un perfil que no se correspondería con la realidad.Y es que el hombre acusado de los delitos de usurpación de funciones públicas y estafa no es un niño en busca de medrar a toda costa, sino un estafador sin escrúpulos, agresivo, ultraderechista, con serios problemas con el alcohol y rodeado de mujeres, publica 'La Voz de Galicia'. ¿Quién diablos es 'El Pequeño Nicolás?

Según el testimonio que publica el diario gallego, un taxista barcelonés asegura que el pequeño Nicolás le amenazó el pasado 7 de septiembre con pegarle «dos tiros» y quedarse «tan ancho» después de obligarle a gritar «viva España y viva Franco». El delito del conductor había sido defender el referendo independentista catalán. Antes, Fran había hecho lo mismo con un empresario de hostelería madrileño que pretendía cobrarle la abultada factura de una noche de copas en la que él y sus amigos habían agotado las existencias de alcohol. 

Los investigadores ya saben que Francisco Nicolás era amigo y colaborador de Álvaro Ballarín, concejal del distrito madrileño de Moncloa Aravaca. Saben también que el 'angelito' insultó en público a José Carril, que disputó la presidencia del PP en ese distrito a su amigo, llamándole «delincuente y estafador». De hecho, al parecer, Nicolás está denunciado por estos hechos.

Lo que sí se ha comentado por activa y por pasiva es la afición desmedida del muchacho por los gin-tonic. Y es que pese a su juventud, 'Fran' tiene un perfil de bebedor compulsivo. Y la ingesta de alcohol sacaba a relucir casi siempre su carácter violento. En una ocasión, mientras comía con un empresario, llamó a la policía porque, en su delirio, pensaba que alguien le estaba persiguiendo. Los agentes que acudieron a la llamada comprobaron su evidente estado de embriaguez y abandonaron el local sin hacerle caso. La respuesta del pequeño Nicolás fue gritarles y decirles que no valían para nada.