Quantcast

Kim Kardashian, decidida a perder peso

Kim Kardashian ha tenido que pasar por el 'mal trago' al que se enfrentan la gran parte de las mujeres que son madres: coger unos kilos de más tras el embarazado. El caso de la polifacética estadounidense es significativo, ya que además es una de las famosas con las curvas más pronunciadas de todo el mundo. 

Por todo ello, Kardashian ha decidido que ha llegado el momento de poner barreras a su peso. Y así se la confesaba la modelo y empresaria en una entrevista a la revista Grazia. «He perdido algo de peso pero creo que ahora lo estoy recuperando. Es duro, hace unos años pesaba nueve kilos menos que ahora, pero después de ser madre tu cuerpo cambia. Ya ha pasado casi un año desde que di a luz y no puedo seguir poniéndome excusas, perder cinco kilos sería ideal», apuntaba.

El pasado verano Kim Kardashian celebraba junto a su marido, el rapero Kanye West, el primer cumpleaños de su única hija, North, fecha en la que ha reconocido que intentó retomar la vida sana y el deporte pero su vida personal y también la profesional- ya que ha promocionado junto a sus hermanos Khloé y Kourtney una nueva colección para la firma británica Lipsy- se lo han impedido.

Kardashian espera que en las próximas semanas pueda tener tiempo para hacer ejercicio, algo que considera que es mucho más importante que su alimentación. «Lo de comer es secundario. Está claro que lo duro es hacer mucho deporte. Me encanta correr en la cinta pero en este 'viaje' no he sido capaz de hacerlo. No he hecho prácticamente nada. Y así es normal engordar», justifica. 

Por el momento, Kim Kardashian ha publicado una serie de fotos en Instagram en las que se la ve concienciado para lograr su objetivo pero… ¿Lo logrará?