Quantcast

El novio de Renée Zellweger se olvida de sus hijas y su exmujer

Parece que Renée Zellweger no solo es noticia por su irreconocible transformación estética. La actriz, feliz con su actual imagen, también atraviesa una buena etapa en el apartado sentimental. Desde hace aproximadamente un año, la protagonista de Bridget Jones comparte su vida con el músico Doyle Bramhall II, al que habría conocido en su etapa universitaria durante los años noventa.

Sin embargo, cada uno inició su camino por separado. Renée Zellweger cayó en el encanto de Bradley Cooper, del que se separó en 2011, mientras que Doyle se casó con Susannah Melvoin y tuvo dos hijas, de 12 y 9 años respectivamente, y de las que parece haberse olvidado.

Así al menos lo denuncia el abogado de su exmujer y madre de las niñas. Mientras el músico, que goza de gran prestigio y es considerado uno de los mejores, actúa con Eric Clapton o Elton John y disfruta de una vida de continuos lujos junto a la actriz, Susannah no tiene dinero ni para ir al supermercado.

Según publica 'El Mundo', la expareja comparten una delicada situación económica y deben más de 300.000 euros al fisco norteamericano. Además, Doyle argumenta los altibajos de su profesión para no pagar los más de 4.000 dólares mensuales que le reclama su exmujer para la manutención de sus hijas.

La relación terminó en el año 2010 cuando el músico se enamoró de Sheryl Crow, ex de Lance Armstrong. Por ahora, Renée Zellweger se muestra ajena a esta situación y asegura que con el músico ha encontrado la estabilidad sentimental que necesitaba en su vida.