Quantcast

Los beneficiados de la crisis del ébola en España: De las farmacéuticas a los fabricantes del traje

Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiada tras atender al misionero Manuel García Viejo, ha superado al virus del ébola. Al resultar negativo el segundo test, la alarma social vivida durante las últimas semanas se reduce considerablemente y es turno para analizar el impacto de la expansión del virus a Europa y Estados Unidos, pero concretamente en España, donde se produjo el primer contagio fuera del continente africano.

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, aseguró esta misma semana que la lucha contra el ébola requiere al menos 1.800 millones de dólares. «Se ha pedido esa cantidad por ahora, aunque probablemente sea algo más. Sin embargo, es mejor invertir un dólar hoy, atajar el virus y evitar invertir 20 más adelante«, señaló el máximo mandatario del BM.

Casi dos millones de dólares, y probablemente más para combatir el virus, que tienen dos destinatarios principales: las farmacéuticas y los fabricantes y distribuidores de los Equipos de Protección Individual, más conocidos como EPI. Estos dos sectores, imprescindibles para actuar contra el contagio del virus y evitar la expansión en Europa y Estados Unidos, han visto como su nivel de facturación ha aumentado significativamente en las últimas cuatro semanas.

LOS TRAJES DE PROTECCIÓN DISPARAN SUS VENTAS

Desde que saltase a la luz el positivo de la auxiliar de enfermería ingresada en el Hospital Carlos III de Madrid -primer contagio de ébola en Europa- y el de la sanitaria del 'Texas Health Presbyterian' -el primero en Estados Unidos-, la producción y venta de los Equipos de Protección Individual han aumentado considerablemente, al mismo tiempo que lo hacían el resto de utensilios necesarios para evitar el contagio, es decir, guantes, gafas, botas y mascarillas.

Javier Díaz, secretario general de ASEPAL, la patronal española que agrupa a 9 empresas que fabrican y distribuyen los EPI, reconoce que «efectivamente se ha producido un incremento de la demanda, tanto a nivel nacional como en Europa y Estados Unidos, aunque aún no tenemos cifras concretas a nuestra disposición«.

Las empresas del sector reciben continuas peticiones de organizaciones y autoridades que demandan los trajes de protección. En España no hay ninguna empresa que realice fabrique los equipos en territorio nacional, pero sí que existen varias distribuidoras. «Estas empresas trabajan siempre con un número determinado de stock, pero el aumento repentino de la demanda ha supuesto una incremento evidente de la producción«, señala el secretario general de ASEPAL.

En cuanto a los precios de los Equipos de Protección Individual, Javier Díaz señala que depende de los distintos fabricantes. «En general el kit completo oscila entre los 60 euros y 180 euros«, añade. Este precio cubre un único dispositivo y una única atención, ya que la mayoría de los trajes utilizados son desechables, salvo excepciones. «En cualquier caso, desde la patronal siempre pedimos que sigan las recomendaciones concretas de cada fabricante«, apunta el secretario general de ASEPAL.

En concreto, la empresa norteamericana DuPont es uno de los fabricantes que mayor volumen de negocio registran dentro de la industria de los Equipos de Protección Individual. Por ejemplo, suministra los dispositivos a organizaciones como Médicos Sin Fronteras.

Javier Díaz señala que no tienen constancia de que las empresas tengan clientes individuales. Sin embargo, en portales web como Amazon hay disponibles diversos modelos con precios similares a los de fábrica.

LAS FARMACÉUTICAS BUSCAN EL MEDICAMENTO ADECUADO

Las farmacéuticas que investigan posibles tratamientos contra el virus del ébola también podrían ver como incrementan considerablemente sus beneficios. Por ejemplo, la empresa canadiense Tekmira ha lanzado un programa denominado como TKM-Ébola que desarrolla distintos medicamentos para combatir en virus. Uno de ellos ya se encuentra en fase de análisis en Estados Unidos y podría comercializarse a principios del mes de diciembre. El departamento de Defensa de Estados Unidos ha destinado más de 100 millones de dólares a esta investigación.

Precisamente, en Estados Unidos se desarrolla el suero inmunológico experimental que más protagonismo ha adquirido en las últimas semanas. ZMapp es un compuesto de 3 anticuerpos monoclonales producido por la farmacéutica Mapp Biopharmaceutical. Según explicó el director del centro de alertas y emergencias del Ministerio de Sanidad y miembro del comité especial para la gestión del ébola en España, Fernando Simón, España no consiguió este suero, sino una versión anterior del fármaco.

Por otra parte, la corporación japonesa Fujifilm anunciaba esta misma semana el aumento de la producción de su medicamento experimental. Se trata de su antigripal Avigan y, aunque su efectividad no está clínicamente probada, cuenta con más de 300.000 dosis en stock.

SIN CONSECUENCIAS ECONÓMICAS NEGATIVAS

Más allá de los resultados puramente sanitarios, una crisis de estas condiciones puede afectar considerablemente a la economía y el turismo nacional. El profesor Rafael Pampillón, profesor de Economía en el IE Business School y en la Universidad San Pablo CEU, apunta que «el estado de alarma ha sido muy temporal«, lo que ha jugado en favor de la economía.

En esa misma línea se sitúa el titular del Ministerio de Economía. Luis de Guindos aseguró a su llegada al Ecofin que «el virus no ha producido ningún impacto negativo sobre la economía española«. La opinión del ministro español contrasta con las previsiones del presidente del Banco Mundial, Jim Yong King, que señalaba recientemente que «el ébola podría tener graves efectos negativos para la economía mundial«.

Para el profesor Pampillón, los malos augurios del presidente del BM hubieran sido reales si el contagio hubiese desencadenado una epidemia. «No tiene más trascendencia de la que ha podido tener durante los días de mayor alerta. Si se hubiera alargado, sí que hubiese tenido consecuencias muy negativas«.

EL TURISMO TAMPOCO SE RESIENTE

El ministro de Industria, Comercio y Turismo ha sostenido desde el inicio de la crisis del ébola que el caso detectado en España ni ha afectado ni afectará al turismo nacional, una visión compartida dentro del sector turístico. Domènec Biosca, presidente de Educatur y de la Asociación Expertos en Empresas Turísticas, apunta que «se ha producido un impacto psicológico y social, pero no a nivel económico porque ha llegado a final de la temporada«.

De esta forma, la única incertidumbre registrada en el sector ha afectado a la cotización en bolsa de algunas aerolíneas, aunque sin producirse ningún descenso alarmante. Además, las propias compañías aéreas señalaban que no han registrado cancelaciones relacionadas con el contagio de la auxiliar de enfermería.

En cuanto a la temporada 2015, Domènec Biosca señala que «cuando se produzcan las contrataciones, afortunadamente, ya nadie relacionará España con el virus«.