Quantcast

Renée Zellweger: «Estoy contenta de que la gente me note diferente»

Renée Zellweger ha reaparecido en un evento en Los Ángeles totalmente irreconocible tras su último paso por el quirófano para someterse a una operación de cirugía estética. 

La transformación de la actriz de 45 años no ha pasado desapercibida para nadie. La actriz que diera vida a Bridget Jones se habría retocado varias partes de su rostro, entre las que destacan la nariz y los pómulos. Además, un lifting habría hecho desaparecer mágicamente las arruguitas de su cara. 

Pero esto no son los únicos cambios que se pueden apreciar en el aspecto de la actriz, que vuelve a lucir visiblemente más delgada y con el pelo más oscuro de lo habitual. 

Tras la lluvia de críticas y comentarios sobre evidente cambio de aspecto, Zellweger ha asegurado para la revista People: «Estoy contenta de que la gente me vea diferente».Además, la actriz estadounidense asegura que ahora que se ve diferente se siente más sana y más feliz de lo que ha estado nunca. «Estoy viviendo una vida diferente, más plena, y estoy encantada de que se note».

Eso sí, Renée Zellweger considera totalmente ridícula la polémica que se ha generado en torno a su nueva apariencia, ya que ella se ve bien. «Mis amigos dicen que me ven más tranquila. Mi vida era un caos y finalmente he elegido cosas diferentes», ha confesado la actriz. 

Todo el mundo cambia cuando envejece, ha reconocido Renée Zellweger en People, «pero yo ahora me veo diferente y estoy feliz». 

No es la primera vez que Zellweger tiene que enfrentarse a todo tipo de comentarios sobre su aspecto físico. Por exigencias del guión, para rodar las películas del 'Diario de Bridget Jones' tuvo que engordar más de diez kilos y poco después adelgazó tan drásticamente que no fueron pocos los que insinuaron que padecía anorexia.