Quantcast

Ébola; Bentley, el perro de la enfermera de Dallas, cuidado con juguetes nuevos y música clásica

El perro de la enfermera Nina Pham, contagiada por ébola en Dallas, se encuentra en una perrera especial donde sus heces y orina están siendo analizadas para conocer si está infectado por ébola o no. Se trata de un proceso que se repetirá en tres ocasiones durante lo que le queda de su periodo de cuarentena, que terminará a principios del próximo mes de noviembre. «Tras su tratamiento y recuperación, lo más importante para Nina y su familia era la seguridad de su amado compañero», asegura el portavoz del Ayuntamiento, Sana Syed.

Mientras, la doctora Cate McManus, del Servicio de Animales de Dallas expresa su deseo de que «el viaje de Bentley contribuya a lo que sabemos sobre el ébola y los perros, ya que juegan un papel muy importante en la vida de muchas personas». Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) han apuntado a que hay pruebas, por el momento escasas, de que los perros puedan ser infectados por el virus, pero que no hay ninguna que sugiera que pueden desarrollar la enfermedad. No hay casos conocidos de perros o gatos contrayendo o contagiando el ébola.

El perro, de un año de edad, fue trasladado desde el apartamento de la enfermera hasta un alojamiento temporal en una base naval, donde han tratado de reproducir en todo momento el ambiente de una casa normal, con el objetivo de alterar a Bentley lo menos posible.

Los juguetes de Bentley se van cambiando para que su juega sea variado y no se aburra, al igual que se hace con sus mantas e incluso le ponen música clásica, todo ello para amenizar su estancia lo máximo posible. Cuando pasen los 21 días de cuarentena, el perro de Nina Pham será sometido a una prueba para ver si está realmente o no infectado por ébola, y de no estarlo, sería liberado.

Este caso ha suscitado gran polémica en España, ya que no tiene nada que ver con el trato que recibió Excalivur, el perro de la auxiliar infectada con ébola, Teresa Romero, que fue sacrificado para «evitar problemas» sin ni siquiera ponerlo en cuarentena.