Quantcast

El ébola en España: No había nadie para ayudar a Teresa a quitarse el traje

Hubo gabinete de crisis en la Unión Europea a lo largo de la mañana de ayer en el seno del Comité de Seguridad Sanitaria. Estaban representados los 28 países de la UE y en ese encuentro, España “confirmó que no se tenía claro todavía cómo se había producido el contagio”, pero indicó que entre “las hipótesis que se barajan se incluye la posible relajación de algunos procedimientos” durante la atención prestada al misionero Manuel García Viejo.

Y eso se produjo en una reunión en el que quedó patente el nerviosismo de los países con mayor flujo migratorio y turístico con España.

En ese encuentro, España “compartió la información disponible hasta el momento y respondió a preguntas sobre el caso de ébola y las acciones que está llevando a cabo España para rastrear los contactos que pudo tener”, según informa el diario El Mundo.

Entre los datos que dio a los 28  figuraban algunas hipótesis sobre las actuaciones durante la atención al misionero. Y España comunicó a sus socios que la auxiliar había recibido la formación adecuada para seguir los protocolos anticontagios apuntando en más de una ocasión “a un fallo humano” en la cadena de control. 

DETALLES DESCONOCIDOS 

Sin embargo hay detalles que no trascendieron en esa reunión, bien por que no se les conceda importancia, bien por desconociemiento de las autoridades. Un enfermero de La Paz que atendió a los dos sacerdotes ha contado al Mundo que “la esclusa [una antesala de la habitación al paciente] donde nos quitábamos los trajes era enana. Es algo de lo que hemos hablado todos los que hemos entrado allí”. El tamaño de este habitáculo es de un metro de ancho por 1,20 metros de largo.

Y un celador del Carlos III, citada por el mismo diario y que estuvo atendiendo a los religiosos, mientras se quitaban el traje no había una persona de Medicina Preventiva, tal y como han señalado en varias ocasiones desde el Ministerio de Sanidad y la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Dentro de la esclusa sólo había una persona porque no había espacio.

Este hecho ha cambiado en las últimas horas, según constata el celador del Carlos III. “Ahora ya hay siempre alguien mirando cómo nos quitamos los trajes”. 

¿DÓNDE ESTUVO EL FALLO? 

Hay que recordar que Germán Ramírez Olivenza, del departamento de Medicina Interna del Hospital Universitario La Paz-Carlos III, Yolanda Fuentes, subdirectora médica de La Paz y Fernando Simón, director del Centro de Coordinación y Alertas del Ministerio de Sanidad, daban ayer los detalles de cómo se ha llegado a la conclusión sobre la causa de la infección.

Según explicaba Ramírez Olivenza, “esta misma mañana [por ayer] hemos estado revisando con la paciente la cadena de contagio, la actividad dentro de la habitación durante todo el tiempo que ella estuvo, el momento en que se puso y quitaba el traje. Y en uno de los momentos ella me ha comunicado la posibilidad de que pudiera haber habido un contacto al retirarse los guantes y que hubieran podido tocar la cara”.