Quantcast

'Top Chef:' La 'Guerra de restaurantes' y la expulsión de Rebeca

La quinta gala de 'Top Chef' continuó en la línea de las anteriores. La tensión y la rivalidad creciente entre los concursantes fueron los grandes protagonistas del programa. 

Anoche, los cocineros de 'Top Chef' tuvieron que enfrentarse quizás a uno de los retos más duros en lo que va de programa. Divididos en dos equipos, los concursantes tuvieron que hacerse cargo por un día de dos prestigiosos restaurantes de Madrid. 

El equipo naranja, capitaneado por Peña, fue el que primero tuvo que afrontar el reto, y sacar adelante un menú que tenía como principal requisito emplear las técnicas más vanguardistas al frente de los fogones. Por su parte, el equipo gris, con Honorato al frente, tuvieron que defender sus platos en un restaurante de estilo clásico. 

El resultado de esta guerra tras los fogones fue valorado por los responsables y clientes del restaurante, así como por los miembros del jurado y los compañeros del equipo rival. Sin embargo, la última palabra fue de Alberto Chicote, de Susi Díaz y de Yayo Daporta, que decidieron que la 'Guerra de restaurantes' la había ganado los miembros del equipo naranja, a pesar de haber tenido errores de bulto (por ejemplo, David sirvió sacarina en lugar de sal en una de las mesas)

Los miembros del equipo gris (Rebeca, Carlos, Marc, Honorato y Víctor) se enfrentaron en una original prueba de eliminación en la que tenían que cocinar platos monocromáticos, de colores elegidos al azar. 

Mientras que Carlos y Víctor no tuvieron ningún problema en salvar su estancia en el programa, el resto de concursantes pasaron más de un apuro. Los peores platos para el jurado fueron los de Honorato y Rebeca y finalmente fue esta última la que tuvo que entregar los cuchillos y abandonar las cocinas de 'Top Chef', como ya hiciera Teresa la semana pasada.

El programa terminó con una pequeña sorpresa. Begoña, ganadora de la pasada edición, será una de las grandes protagonistas de la gala de la semana que viene.