Quantcast

El SIDA surgió en el Congo en 1920, según la revista Science

El SIDA se extendió en ferrocarril a otras regiones de África hasta 1945 y llegó a Haití hacia 1964, desde donde voló a Estados Unidos, para acompañar a los humanos allí donde estuvieran. La historia, reconstruida en una investigación que se presenta esta semana en la revista Science, revela cómo los cambios sociales que el colonialismo europeo introdujo en África crearon las condiciones adecuadas para que el sida se convirtiera en pandemia.

De no ser por la red de ferrocarril que Bélgica construyó para llevarse diamantes y otros minerales -una red hoy abandonada-, por el cambio de hábitos sexuales con un aumento de la prostitución y por el uso de jeringuillas sin esterilizar en centros de salud, el VIH no se hubiera extendido por todo el mundo e infectado a 75 millones de personas hasta la fecha.

«Una combinación de factores en Kinshasa al principio del siglo XX creó una tormenta perfecta para la emergencia del VIH, lo que llevó a una epidemia generalizada con una inercia imparable que se extendió por África subsahariana», declara en un comunicado Oliver Pybus, biólogo evolutivo de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y codirector de la investigación.

La transmisión de un virus de inmunodeficiencia de simio (VIS) a la especie humana se remonta a principios del siglo XX. Ocurrió probablemente en el sureste de Camerún, porque es donde los virus de los chimpancés más se parecen genéticamente al VIH humano. El contagio afectó probablemente al cazador que capturó el simio, o tal vez quienes lo manipularon después o se lo comieron.

No era la primera vez que ocurría. Hay otros doce episodios documentados de contagio de VIS a personas.

En la nueva investigación se han analizado genéticamente 824 muestras de VIH de distintos países de África subsahariana. A partir de las diferencias entre ellas, y de la fecha y el lugar donde se obtuvieron las muestras, se ha podido reconstruir el árbol filogenético del virus del sida. Los resultados indican que todos los virus descienden de un ancestro común que infectó a alguien en Kinshasa alrededor de 1920.