Quantcast

Mesi, el drone utilizado para identificar a los evasores fiscales

'Monitoreo Estratégico Satélite Integrado'. Este es el nombre del nuevo enemigo de las principales fortunas de Argentina. Más conocido como MESI, y sin ningún tipo de relación con el crack argentino, este drone se encarga de sobrevolar las grandes mansiones de los alrededores de Buenos Aires con el objetivo de 'pillar' a aquellos que evaden impuestos en el país. 

«El drone descubre cada centímetro mientras vuela», explica uno de sus pioneros antes de su lanzamiento a uno de los barrios más exclusivos de la capital. 

A pesar de las risas que ha causado a muchos, este innovador aparato funciona con una tecnología suiza que le permite hasta sobrevolar su blanco hasta 2.000 metros de altura. En total, un drone que ha costado cerca de 35.000 euros.

Sus creadores le han calificado como un 'Gran Hermano' que intimide a aquellos bolsillos más privilegiados de la zona. El viento se ha convertido, eso sí, en uno de los mayores enemigos pero la primera prueba, a pesar de todos los problemas, ha sido calificada como exitosa. 

«Descubrimos 200 casas con más de 250 metros cuadrados de superficie no declarada el físco. Y también 100 piscinas. Además sólo había 60 viviendas registradas», destaca Budassi, un abogado que ha participado en el proyecto. 

'Mesi' nace con el apoyo de la Agencia Argentina de Actividades Especiales y se alimenta, especialmente, de los datos de 18 satélites de la NASA para comprobar los datos de cada domicilio.

El objetivo es aumentar los datos obtenidos hasta el momento: 120.000 evasores que representan en ese distrito el 37% de la población del país en cuánto a recaudación impositiva.