Quantcast

El perro que cree que la puerta está cerrada y no quiere entrar

A pesar de que cómo se puede apreciar en las imágenes, este perro tiene vía libre para acceder a su casa, hay algo que se lo impide. No se fía de que la puerta de la terraza esté abierta y por eso no se atreve a entrar. Una barrera mental que probablemente le haya venido a su interior por las numerosas ocasiones en las que se ha chocado en plena carrera con la puerta.

Al final, su dueño tiene que salir al rescate y abrir esa imaginaria puerta y que pueda acceder a casa. Para que luego digan que la psicología sólo afecta a los humanos. La experiencia adquirida en otras ocasiones afecta y mucho…