Quantcast

'Cuando todos se van, ellos se quedan', misioneros españoles en zonas de conflicto

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

Ayuda a la Iglesia Necesitada ha participado en la edición del libro 'Cuando todos se van, ellos se quedan. Misioneros en tierra de conflicto' (Ediciones Encuentro), que recoge los testimonios de ocho misioneros españoles en zonas de conflicto definidos como “mártires de amor”, en palabras de Monseñor Juan José Aguirre, obispo de la Diócesis de Bangassou, en República Centroafricana, y cuyas vivencias también aparecen reflejadas en este volumen.

“Llevo en mis ojos miles de imágenes” ha detallado Aguirre en declaraciones a Europa Press, con motivo de la presentación del libro, que tendrá lugar a partir de las 19.30 horas en Madrid, al tiempo que ha subrayado que los misioneros “tienen un contrato con Dios” y mientras que otros se van, ellos permanecen “allí siempre”, en alusión al título del libro.

Aguirre ha recordado que sus primeros siete años de iniciación se desarrollaron en una ciudad alejada de República Centroafricana, “a siete días en coche del primer teléfono”, en un país que “estaba en situación de bancarrota”. Posteriormente, fue recorriendo diferentes misiones y, con los años, fue asumiendo más responsabilidad hasta llegar a ser obispo de la Diócesis de Bangassou.

En cuanto a su cometido, ha hecho hincapié en la importancia de que “el hombre viva sin ser víctima de su hermano, por lo que hay que crear estructuras donde se pueda vivir con dignidad”, en alusión a la construcción del orfanato, maternidad, pediatría, escuelas o casas para acoger a “viejitas acusadas de brujería”.

“Hay que tender la mano a los más pobres y también a los adultos” ha relatado, al tiempo que ha alertado sobre el peligro que supone para el país la aparición de un grupo yihaidista “que ha puesto todo patas arriba, ha destruido todo, robaron coches, placas solares, ordenadores”, además de acabar con la vida de cerca de 200 personas entre los meses de julio y agosto. Sin embargo, como ha destacado, al final de los ataques se dieron cuenta de que “la fe y las personas seguían allí”.

“El trabajo es estar allí con la gente, acompañando, acariciando a las personas, que sepan que estás con un pueblo que vive aterrorizado. Nuestra familia es el pueblo de Dios y con ellos estamos” ha reiterado.

Sobre los riesgos que conlleva la aparición en la zona del virus del ébola, ha alertado de que se encuentra a “sólo 300 kilómetros” de su país, aunque ha puesto el foco en “el trabajo enorme” que están haciendo cooperantes y misioneros para combatir la enfermedad. “Hay que ver el trabajo de Médicos Sin Fronteras aunque, por contrato, no pueden salir de un perímetro por lo que en las selvas, las zonas de montaña y otras zonas alejadas, sólo están los misioneros”, ha subrayado.

En este punto, ha puesto el ejemplo de los hermanos de San Juan de Dios, Los Sagrados Corazones o las Hermanas Religiosas que, “con unos simples guantes están ayudando a un pueblo que se muere”. “Todos ellos son los mártires de amor que ha habido en la Iglesia y hacen un trabajo extraordinario en circunstancias complicadas”, ha apostillado.

LA VIDA MISIONERA “COMO UNA MONEDA DE DOS CARAS”

Para Aguirre, la vida misionera es “como una moneda con dos caras: la primera cara es la fe, la evangelización, mientras que en la segunda cara está el desarrollo, que la gente viva con dignidad”. Además, ha detallado que la ternura, el cariño, el amor o dar todo por los más pobres son como “el trozo de metal que une las dos partes de la moneda”.

El Obispo ha insistido en que su vida de misionero es “una de las experiencias más bonitas” que guarda en su memoria y se ha mostrado confiado en que, de cara al próximo año, “la violencia termine y 2015 sa mejor”.

El libro que se presentará en la tarde de este martes en el Colegio Jesús María (Calle Juan Bravo, 13) recoge los testimonios de ocho misioneros, entre los que se incluye Aguirre, que trabajan en República Centroafricana, Argelia, Sierra Leona, Pakistán o Malí, de la mano de los periodistas Pablo Gutiérrez y Noelia García, autores del libro.