Quantcast

Autorizan a un acusado de matar a su mujer a visitar a su hija

Un juez ha autorizado el régimen de visitas a un hombre que se encuentra en prisión preventiva acusado de matar a su esposa el pasado 10 de marzo. También le acusaron de trazar un plan para que el asesinato pareciera un suicidio. Ambos tenían una hija de cuatro años, a la que podrá ir a visitar una vez por semana, por ser «lo más beneficioso para ella».

El procesado, un guardia civil llamado Raúl Romero Peña, está autorizado para salir del centro penitenciario de Aranjuez en el que cumple condena una vez a la semana, de las que sólo podrá ver a la menor una al mes.

Lo podrá hacer en un punto de encuentro a pesar de que en junio de 2013 se le retiró la patria potestad. La familia materna, que tiene la custodia de la menor, ha presentado un recurso ante la Audiencia Provincial de Madrid contra el régimen de visitas de este hombre.

El magistrado fundamenta su decisión en el informe favorable del equipo psicosocial del juzgado, que considera «recomendable» establecer visitas de la menor con el padre por entender que «en el momento actual es lo más beneficioso para ella».

El encuentro podría durar unas cuatro horas y siempre sería supervisado y bajo la presencia de los abuelos paternos en las tres primeras sesiones. El juez también señala que se retirarán las visitas si el padre intenta manipular a la menor o existe confrontación o descalificación e la familia materna que está ejerciendo de guarda y custodia de la pequeña.

Los profesionales que supervisen las visitas, según el juez, deberán orientar al asesino de la madre de su hija a dar su aprobación y consentimiento a que la menor pueda vivir con su familia materna, a hablar con la niña sobre la vida de su colegio y sus actividades y a compartir juegos y actividades.