Quantcast

'Top Chef': Teresa es expulsada tras la batalla con Marc

El cuarto programa de 'Top Chef' deparaba más de una sorpresa para los concursantes. La primera es que la 'prueba de fuego' en la que debían luchar por el brazalete que les otorga la inmunidad se disputó en un lugar muy poco común: una gasolinera. 

Todos los concursantes tuvieron que preparar un plato con el que sorprender a Susi Díaz, que anoche era la encargada de elegir al inmune, únicamente sirviéndose de los alimentos que encontraron en la estación de servicio. Finalmente fue el polémico Carlos, con un postre bastante original, el que logró la inmunidad. 

En la prueba de grupo los concursantes de 'Top Chef' disponían de tres horas para preparar una barbacoa que sería juzgada por nada menos que 100 estadounidenses. La prueba se complicó cuando se enteraron de que no solo deberían cocinar sino que también deberían ser ellos mismos los encargados de despiezar la carne. 

Aunque la sangre no llegó al río como en la pasada prueba grupal, durante estas tres horas los concursantes de 'Top Chef' tuvieron que enfrentarse a más de un momento tenso.
El equipo naranja, capitaneado por Rebeca, tomó alguna que otra decisión que no parecía convencer al jurado, y les costó ponerse de acuerdo en más de una ocasión. Por su parte, el equipo gris tendría que haber sido capitaneado por Marc (así lo eligió el equipo rival), que terminó por acatar las órdenes del resto de sus compañeros, con tal de no repetir una escena como la de la semana anterior en Galicia. 

Tras unas votaciones bastante ajustadas, los comensales norteamericanos decidieron que el mejor plato lo había cocinado el equipo naranja, por lo que los integrantes del gris tuvieron que enfrentarse en una dura prueba de eliminación, en la que tenían como reto cocinar un plato con carne exótica (camello, canguro, alce, cebra o bisonte). 

Para el jurado el mejor plato fue sin duda el de David, mientras que los peores los firmaron Marc y Teresa. Finalmente, Alberto Chicote, Susi Díaz y Yayo Daporta decidieron que sería ella la que tendría que recoger sus cuchillos y abandonar las cocinas de 'Top Chef', tras cuatro semanas de concurso.