Quantcast

Jesús Calleja: «La vida de todo el mundo es la leche»

Aunque le conocemos por sus 'desafíos extremos' televisados, Jesús Calleja fue antes peluquero y regentó un taller mecánico de servicio rápido. Lo hacía para poder financiar su auténtica pasión, la aventura. Así lo desvela en su último libro, 'Si no te gusta tu vida, ¡cámbiala!' (Planeta), en el que el leonés hace un repaso a toda su vida. 

Se trata de una mezcla de autobiografía y libro de auto-ayuda («no me gustaría hacer un libro de auto-ayuda al uso, preferí contar mi historia libremente») en la que el autor comparte sus trucos para «ser positivo todos los días». Un año se ha tomado Calleja para «reflexionar» y darle forma. Y a pesar de tanta aventura, no considera que solo su vida sea 'la leche'. «La vida de todo el mundo es la leche», corrige, «la mía es otra forma de conocer el mundo», añade.

Pero él conoce todos los continentes, los pisa por lo menos «dos veces al año». No todo el mundo tiene esa suerte. Y a pesar de todo, Calleja no ha perdido la ilusión. «Me sorprende cada minuto de mi vida», asegura.

Su secreto, comenta, «es saber disfrutar día a día». Porque «cuando te ves cerca de la muerte, levantarte por la mañana, ver el sol, respirar y estar sano es lo mejor y no lo sabemos cuantificar». Y no se refiere solo al incidente de Abjasia.

Jesús Calleja fue un «niño enfermizo», pero tomó la decisión de cambiar su estado físico. «En el cerebro está la clave», sostiene. Luego, añade: «Pero el gran secreto es la actitud: hay que ser optimista en cada minuto de la vida; pensamos que vivimos una crisis por la economía, pero yo he estado en países donde te aseguro que el dinero es lo de menos».

En opinión de Calleja, todo el mundo puede cambiar su vida; lo único que necesita, es dejar atrás sus temores. «Tenemos mucho miedo a perder nuestra parcela de confort, pero hay que ser capaces de dar un paso más allá», dice. Y concluye: «Además, el español está muy bien visto fuera».