Quantcast

Arraiz (Sortu) cree que «habrá que empujar al PNV para que dé pasos» en lo que respecta al derecho a decidir

Indica que la «desobediencia civil» en Euskadi no es descartable «viendo lo que ocurre en Cataluña»

BILBAO, 28 (EUROPA PRESS)

El presidente de Sortu y portavoz de EH Bildu en el Parlamento, Hasier Arraiz, ha considerado que «habrá que empujar al PNV para que dé pasos» en lo que respecta al derecho a decidir y ha advertido de que la «desobediencia civil» en Euskadi no es descartable «viendo lo que ocurre en Cataluña».

En una entrevista concedida a El Correo, recogida por Europa Press, Arraiz considera asimismo un «paso adelante» que ETA emita «comunicados de contenido netamente político» y subraya que su formación «no admitirá que nadie que no sea Sortu, EA, Aralar y Alternatiba marque su rumbo político».

Asimismo, señala que si el Gobierno vasco «tiene intención de seguir aplicando recortes» deberá buscarse otro socio que no sea EH Bildu y cree que éste será el PSE.

Tras manifestar que el comunicado emitido por ETA este sábado es «una opinión más a tener en cuenta», indica que desde el punto de vista del proceso de paz y la normalización es «un paso adelante en esa decisión emitir un comunicado de contenido netamente político».

Por otro lado, afirma que en el pleno de política general del pasado jueves la coalición soberanista recibió una «negativa notoria» a sus propuestas por parte de PNV, pero avanza que seguirán «en la línea de arriesgar y tratar de llegar a acuerdos en clave de país».

En este sentido, advierte de que si los jeltzales tienen intención de «seguir aplicando recortes tendrán que buscarse otro socio» y considera que «lo han elegido ya», en referencia al PSE.

«Lo que está claro es que no han optado por poner en marcha el carril del derecho a decidir», lamenta, para añadir que en Euskadi «se vive una ocasión que hace mucho tiempo no se daba» a consecuencia de «la crisis de la reforma franquista y la situación que se vive en Cataluña».

A su juicio, la situación política actual «no tiene nada que ver con la de hace 10 ó 15 años y la sociedad «está mucho más madura», por lo que no ve riesgo de fractura en la sociedad vasca. Además, reconoce que «sin confrontación armada es más fácil que podamos llegar a acuerdos».

Tras indicar que ve al Gobierno vasco «falto de iniciativa política y liderazgo», destaca que hay generaciones de vascos que hubieran soñado «con este momento», con un proceso de normalización y resolución avanzado y con la apertura en Europa de oportunidades para las naciones sin estado.

«Como el PNV se reivindica a favor del derecho a decidir trabajaremos para que esa unidad de acción sea posible cuando antes», indica, para añadir que «no se trata de ponerle entre la espada y la pared, pero sí que habrá que empujarle para que dé pasos».

Preguntado por si abogaría por la desobediencia civil, Arraiz manifiesta que se está «lejos de ese escenario», pero «ante un Estado que no permite ninguna salida es difícil buscar una alternativa a la desobediencia».

«Habría que llegar a ese río para cruzar ese puente, pero no creo que sea descartable viendo lo que ocurre en Cataluña», defiende, al tiempo que indica que un referéndum pactado con el Gobierno central, «tal y como quiere Urkullu es imposible».

Por último, destaca que la izquierda abertzale se ha «acercado» a las familias de víctimas que han tenido «una actitud más receptiva» y añade que «lo que sucedió con la familia» del empresario Joxemari Korta, asesinado por ETA y a cuyo homenaje acudió Pernando Barrena, «tuvo un trabajo previo y para que suceda con otras víctimas debe haber un trabajo previo».