Quantcast

Sólo un 7% de los pacientes oncológicos interrumpe su tratamiento por los efectos secundarios

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

Sólo un 7 por ciento de los pacientes oncológicos interrumpe su tratamiento por los efectos secundarios, de los cuales el 87 por ciento estaba recibiendo terapia citotóxica (quimioterapia o radioterapia) y un 13 por ciento una hormonal.

Así lo ha mostrado un estudio comparativo de cinco países europeos –Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y España– y cuyos resultados han sido publicados en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO, por sus siglas en inglés), que se celebra estos días en Madrid.

La recogida de datos del trabajo está basada en el sistema 'IMS Oncology Analizer', que proporciona una perspectiva global de todos los cuidados que recibe el paciente oncológico a partir del diagnóstico para cualquier tipo de cáncer y de tratamiento, ya sea cirugía, quimioterapia, radioterapia, hormonoterapia o paliativos.

La información la recoge el propio oncólogo a partir de cuestionarios y cada especialista aporta una selección de sus casos más recientes. Esta recogida de datos proporciona un registro longitudinal retrospectivo basado en datos de la propia práctica clínica.

En concreto, los resultados han mostrado que los cánceres con mayor tasa de interrupción de tratamiento encontrados en este estudio coincidieron con los más prevalentes.

Así, entre los cinco países, el 22 por ciento de los pacientes que dejaron el tratamiento tenían un tumor de mama; el 14 por ciento, colorrectal y el 13 por ciento, cáncer de pulmón no microcítico (células no pequeñas). En el caso de España, los tumores con mayor porcentaje de interrupción del tratamiento fueron mama (16%), colorrectal (15%) y leucemia mieloide crónica (9%).

En general, aproximadamente el 65 por ciento de los pacientes europeos que interrumpieron el tratamiento recibían quimioterapia y, de ellos un 39 por ciento era una combinación de citostáticos tradicional con uno o más fármacos, y el resto con alguna terapia dirigida.

NEUTROPENIA, NÁUSEAS, ANEMIA Y NEUROPATÍA

Los principales efectos secundarios a los que achacaron el abandono fueron neutropenia (36%), náuseas y vómitos (23%), anemia (21%), neuropatía (17%) y mucositis (15%).

A pesar de las guías de ESMO para el manejo de la neutropenia, esta sigue siendo un efecto secundario al que se achaca la interrupción del tratamiento en muchos tipos de tumor», ha explicado la experta del de IMS Health en Londres y primera firmante del trabajo, Reena Khanna.

Además, en el caso de los pacientes que recibían una terapia hormonal, el dolor (51%) fue el principal efecto adverso para dejar de tomarla, seguido de los sofocos (31%). De hecho, la neutropenia, disminución aguda de los granulocitos en sangre, y el dolor coinciden fueron la principal causa de interrupción del tratamiento en los pacientes españoles.

Por todo ello, la experta ha destacado la necesidad de realizar «más terapias de apoyo» que permitan un «mejor» manejo de los efectos secundarios, y ha solicitado una mayor investigación sobre la eficacia del factor estimulador de la colonia de granulocitos (GCSF, por sus siglas en inglés) para la neutropenia y sobre cómo se manejan en la actualidad la anemia y la mucositis.