Quantcast

Un bebé nada en la piscina con 31 horas de vida

Sin ni siquiera cumplir los dos días de vida, Phoneix ya sabía lo que era sumergirse en el agua para darse su primer chapuzón. El bebé británico nació por cesárea, pero su padre tenía decidido que se iba a convertir en la persona más joven en introducirse en una piscina y así fue. Phoneix probó el agua con tan solo 31 horas y 46 minutos.

Para lograrlo, Simon le inscribió en el programa de natación para bebés de Reino Unido en el que estudian el impacto del agua en el desarrollo de los pequeños. Por su parte, la madre del bebé aguardaba tranquila ya que su marido es precisamente monitor de natación infantil.

Según recoge el diario británico Daily Mail, su primer chapuzón se produjo en la piscina de hidroterapia del Hospital Derriford en Plymouth y transcurrió con total normalidad.