Quantcast

Se va a construir una rotonda antes de la intersección del Mirabal Infantil

Ante una pregunta realizada hoy por la oposición en el Pleno Municipal sobre la nueva intersección de la M-513 situada a la altura del colegio Mirabal infantil, Antonio González Terol, alcalde de Boadilla del Monte, ha anunciado la construcción de una rotonda en ese mismo vial antes de la obra recién ejecutada. 

La insistencia del Ayuntamiento de Boadilla del Monte ante las quejas recibidas por parte de algunos vecinos parece que ha hecho efecto en la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid que, hace unos meses, impidió la construcción de la rotonda solicitada por el Consistorio. 

En este sentido, el máximo responsable Consistorial ha explicado que la rotonda era lo que pidió el Ayuntamiento ejecutar, como consta en la documentación enviada a la Consejería, en ese punto kilométrico de la carretera porque entendía que era la mejor solución para evitar accidentes y dar entrada y salida a los nuevos desarrollos en los que se están edificando nuevas viviendas y a urbanizaciones como Parque Boadilla y Olivar del Mirabal.

La Consejería, la competente en el vial, no accedió a la petición del Ayuntamiento, a quien solo dejó ejecutar, y con financiación del municipio, ante la carencia de recursos económicos por parte de la Comunidad de Madrid, una nueva intersección que, González Terol, considera una solución para evitar accidentes pero no para agilizar el tráfico y conectar mejor las diferentes zonas del municipio.

Finalmente, la semana pasada, el Viceconsejero de Transportes de la Comunidad de Madrid accedió a visitar los resultados de la nueva intersección a petición del alcalde. En la reunión mantenida la Comunidad de Madrid permitió finalmente la ejecución de una rotonda, aunque no en la nueva intersección realizada, que la Consejería sigue considerando la mejor solución a ese punto negro, si no un poco antes de la misma viniendo desde Brunete, una alternativa ofrecida por el propio Ayuntamiento.

Una medida, pues, que dejará satisfecho al Consistorio y a los vecinos que transitan de forma obligada por ese tramo de carretera, entre los que se encuentran los alumnos y familias de los distintos colegios de la zona así como a los inquilinos de las viviendas que se encuentran en nuevos desarrollos como el Pastel y Valenoso así como a los de las urbanizaciones históricas como Parque Boadilla y el Olivar del Mirabal.