Quantcast

Paleotraining, la saludable vuelta al Paleolítico para ponerse en forma

El principal objetivo que persigue el paleotraining es sin duda la salud. «Con las revoluciones agrícola, industrial y tecnológica,  en los últimos 10.000 años, el ser humano ha involucionado en sus capacidades físicas y en consecuencia se ha alejado de su perfil de salud», asegura Airam Fernández, fundador de este método de entrenamiento y autor del libro 'Paleotraining' junto a Carlos Pérez. 

La técnica consiste en recuperar los movimientos que realizaban en su día a día nuestros antepasados: correr, tirarse al suelo, reptar, cargar peso, trepar un árbol… Todos ellos son programas motores que están anclados en nuestros genes, porque los hemos realizado durante miles de años, pero los hemos perdido por el desuso y por el estilo de vida sedentario, explica.

Aunque lo primordial es la salud, igual que a la hora de practicar cualquier deporte, Fernández dice que también tiene un objetivo filosófico. «A día de hoy raramente alguien te persigue o te ves obligado a saltar un obstáculo que está a la altura de tu cabeza, pero es verdad que somos mucho más útiles si somos capaces de hacerlo». 

PRINCIPIOS DEL PALEOTRAINING 

Las sesiones de entrenamiento del Paleotraining se caracterizan por ser cortas, intensas y variadas. La principal diferencia con cualquier otro ejercicio físico es que aquí lo que se realizan son funciones humanas, como saltar, empujar, cargar, desplazarse… En total, el paleotraining se estructura en 150 movimientos que se van alternando para evitar la adaptación de los estímulos y la pérdida de rendimiento. «Nosotros pensamos que los ejercicios realmente tienen función si los podemos usar luego», dice el fundador del paleotraining. Uno de los ejercicios básicos es el running, del que asegura que supone el 50% de sus ejercicios. 

Además, Airam Fernández explica que una sesión de entrenamiento podría consistir en «correr 5 km y a la vuelta hacer un circuito donde tienes que saltar 10 veces hacia delante, trepar un tronco, tirarte al suelo y darle varias vueltas a ese circuito».

CLAVES PARA PRACTICARLO 

El Paleotraining se tiene que practicar en un 'ayuno estratégico': debemos haber dejado pasar al menos cuatro cinco horas desde nuestra última comida. ¿La razón? «De esta manera conseguimos que las reservas de glucosa no estén llenas, por lo que otros sustratos energéticos como las proteínas y grasas entren a formar parte del póquer de sustratos metabólicos con los que estamos trabajando», explica Airam. Dicho de otra forma, la posibilidad de quemar grasas cuando hacemos ejercicio depende de que la insulina esté baja y eso solo ocurre estando en ayunas. 

Otro aspecto muy a tener en cuenta es la alimentación, terreno sobre el que te asesoran cuando empiezas a practicar Paleotraining, ya que consideran que la nutrición puede complementar los logros que se alcancen con el entrenamiento. 

Por eso, se recomiendan también unos determinados hábitos alimenticios relacionados con la Paleodieta, que prioriza los nutrientes presentes en la época del Paleolítico: carbohidratos no refinados (tubérculos, frutas, verduras…), proteínas animales y grasas imprescindibles para la salud, tales como el Omega 3, el 6 y el 9. 

¿PUEDE PRACTICARLO CUALQUIERA?

Seguramente te estarás preguntando si con la intensidad de los ejercicios cualquier persona puede practicar Paleotraining. La respuesta es que sí. Da igual que no hayas hecho deporte antes o que lleves unos años en los que te has descuidado un poco. Airam Fernández explica que con el Paleotraining se produce el llamado 'efecto cómodo'.

«Cuando un ser humano se enfrenta a realizar un movimiento que se ha realizado durante millones de años, le está dando coherencia a sus programas motores, por lo que enseguida se siente cómodo cuando los practica», asegura. De esta manera, es mucho más fácil no perder la motivación, que es lo que le ocurre a mucha gente cuando decide ponerse en forma pero no nota los resultados. 

¿QUÉ BENEFICIOS TIENE?

Evidentemente, el Paleotraining tiene beneficios importantes para la salud. Según Airam, uno de los cambios más rápidos es la pérdida de inflamación que tendemos a padecer, en la tripa, en las extremidades, en las articulaciones… fruto del estilo de vida poco activo que llevamos. 

Por otro lado, con el tiempo también se notan los efectos en el tono muscular, en la normalización del peso corporal y en la conservación de la silueta ya que, según Airam, «el estímulo que se produce es muy fuerte».

El Paleotraining tiene además otros efectos positivos como la mejora de la postura corporal, ya que con los ejercicios se consigue recuperar la extensión corporal que poco a poco hemos ido perdiendo con los hábitos de vida actuales. 

De hecho, el origen del Paleotraining se encuentra dentro de un programa de ejercicios para pacientes con problemas de columna lumbar, dorsal y cervical. 

En el año 2007, un grupo de médicos, fisioterapeutas y biólogos fueron los encargados de impulsar este modelo de entrenamiento basado en la medicina evolutiva. A día de hoy, ya hay 12 centros oficiales en toda España en los que se puede practicar dicha técnica, pero según Airam Fernández hay infinidad de lugares no oficiales donde también se ofrecen estos servicios. Además, existe gente que ha recibido formación en Paleotraining y forman grupos para practicarlo en parques, avenidas, playas… Incluso existe una web (www.changewithpaleo.com) en la que puedes encontrar asesoramiento para hacer por tu cuenta entrenamientos basados en el Paleotraining. 

El Paleotraining se está poniendo de moda pero no parece que vaya a ser pasajera, puesto que cada vez se suma más gente en España y además viene gente de distintos países latinoamericanos para recibir formación en esta práctica.