Quantcast

La Policía tiene muestras de ADN del pederasta de Ciudad Lineal

La Policía Nacional dispone de una muestra de ADN conseguida en la investigación del caso del pederasta de Ciudad Lineal, según ha confirmado el jefe superior de la Policía de Madrid, Alfonso Fernández Díez, que no ha dado más detalles atendiendo al secreto sumarial.

En una entrevista al programa 'Espejo Público' de Antena 3, a preguntas de los periodistas, ha confirmado que existe este vestigio, que podía ser fundamental a la hora del juicio para verificar que el detenido ayer, Antonio Ángel O.M., es el agresor sexual que se buscaba.

Fernández Díez ha indicado que durante la larga investigación se han ido recogido «todos los vestigios posibles, algunos son identificativos y otros han sido desechados por falta de comparación».

Ahora, los agentes de la Brigada de la Policía Científica esperan encontrar más restos biológicos y pruebas de este tipo durante los registros que, en presencia del supuestos pederasta y de la autoridad judicial, están practicando en las últimas horas.

De hecho, desde las 9.20 horas de esta mañana se encuentran en el piso de la calle Santa Virgilia, 3, en Hortaleza, una vivienda vacía propiedad de la familia donde presumiblemente abusó de algunas pequeñas.

En la entrevista, el jefe superior de la Policía de Madrid ha revelado que gracias a la investigación sobre este tema y al seguimiento y patrullaje intensivo se ha detenido a otros tres pederasta y algún que otro exhibidor sexual cerca de parques y jardines de la capital.

Igualmente, ha indicado que no tienen constancia de que no existe o haya existido algún imitador del supuesto pederasta detenido y no le ha extrañado que Antonio O. haya estado casado o haya mantenido relaciones sexuales con mujeres adultas. «La cara del comportamiento sexual, que pertenece a la escena más íntima, tan cerebral, nunca se revela», ha advertido.

141 AÑOS DE CONDENA

El detenido por ser el presunto pederasta que atemorizó durante un año al barrio de Ciudad Lineal podría ser condenado a 141 años de prisión si se demuestra su culpabilidad, de los que sólo cumpliría 20.

A Antonio Ortiz Martínez se le acusa de cinco agresiones a menores, tres tentativas, dos intentos de homicidio y un delito contra la salud pública. 75 años de cárcel, 15 por cada violación, y 10 por cada secuestro. Además de otros seis por cada intento fallido de rapto. Un total de 141 años que se quedarían en 20, o menos, según recoge el Código Penal en su artículo 76.