Quantcast

PSOE cree que discutir el término nación crea confrontación, pero recuerda que ya lo apoyó en el Estatut

Defiende que no se puede plantear un listado de temas cerrados para reformar la Constitución y dice que hará falta un consenso como el del 78

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

La secretaria de Estudios y Programas del PSOE, Meritxel Batet, ha defendido este lunes que entrar a discutir ahora si Cataluña es una nación puede «generar mucha más confrontación de lo que realmente la sociedad tiene», pero ha recordado que «para el PSC Cataluña es una nación» y así lo reconoció el preámbulo del Estatuto de Cataluña que «fue votado por el PSOE» en las Cortes Generales.

En cualquier caso, ha insistido en que para los socialistas la «prioridad» es iniciar el proceso de reforma de la Constitución y ha explicado que el PSOE se presenta con una propuesta «abierta» a debatir «absolutamente todo» lo que consideren oportuno las formaciones políticas y con la voluntad de que lo que se incorpore sea por un consenso «amplio», como el del 78.

Así lo ha explicado en una rueda de prensa en Ferraz, tras una reunión de la Comisión Permanente de la Ejecutiva Federal del PSOE, en la que también ha garantizado que PSOE y PSC acudirían a este proceso de reforma «con las mismas propuestas». Según ha dicho, será una «propuesta de reforma constitucional conjunta».

Betet ha respondido así cuando se le ha cuestionado acerca de si la reforma de la Constitución que defiende el PSOE encaja con los requisitos que plantea el PSC, que entre otras cosas pide el reconocimiento de la identidad nacional catalana.

Preguntada por si el PSOE estaría abierto a reconocer a Cataluña como nación, la dirigente socialista, que es miembro del PSC, ha defendido que «el problema de caer en lo nominal es que lo que hace es generar mucha más confrontación de lo que realmente la sociedad tiene y en la que vive». «La prioridad es la reforma constitucional e incluir todo aquello que consiga un consenso amplio», ha dicho.

Eso sí, también ha apuntado que «para el PSC, Cataluña es una nación» y ha añadido que «así lo reconoció el preámbulo del Estatut de Cataluña y fue votado por el PSOE en el Congreso de los Diputados y el Senado, cuando aprobó ese texto» en 2006.

«ABIERTOS A DEBATIR TODO»

Batet ha defendido que la propuesta del PSOE para reformar la Carta Magna es concreta pero ha insistido en que no tiene «un listado de temas cerrados». Según ha dicho, está «abierta a poder debatir absolutamente todo lo que las distintas fuerzas políticas consideren oportuno para que se produzca el nuevo pacto», con la idea de que, si el objetivo es «mejorar el pacto del 78», es necesario «por lo menos tener el mismo consenso» para introducir los cambios que se quieran hacer a la Constitución.

Por ello, ha explicado que el PSOE no va entrar en «detallar pormenorizadamente» el contenido de la reforma, porque de lo que se trata es de que «todas las fuerzas políticas acepten primero que es una vía de salida», la «única solución que existe encima de la mesa», y que lo acepten así para después «empezar a concretar» y entrar en «cada uno de los aspectos» que se quieren «tocar».

«ES LA ÚNICA SOLUCIÓN»

La dirigente socialista ha recalcado que no sabe si es «la mejor propuesta», pero la de los socialistas es «la única solución» que se ha presentado a este conflicto, porque «no hay ninguna otra formación política» que haya planteado nada: los nacionalistas «pretenden optar por la fractura» y el Gobierno, por aplicar «la ley a todos sin más». En definitiva, ha señalado, sólo hay «inmovilismo o fractura».

Batet ha defendido además que el PSOE y el PSC se enfrentan a la situación política en Cataluña compartiendo «las líneas esenciales en todo», porque coinciden en que no se puede convocar un referéndum ilegal, que lo es «incluso con una ley de consultas aprobadas»; que España y Cataluña deben «seguir juntos» y que la salida pasa por la reforma de la Constitución. «Entiendo que se quieran poner los acentos en las discrepancias, pero no hay discrepancias, hay acuerdos básicamente entre las dos fuerzas políticas», ha recalcado.