Quantcast

Día Mundial sin Coches: ¿Tenemos alternativa para los desplazamientos?

Este lunes se celebra el Día Mundial sin Coches, una iniciativa que surgió en Europa a partir de la crisis petrolera de 1973 con el fin de concienciar a la población sobre la importancia de moverse por la ciudad sin necesidad de utilizar el vehículo particular para hacerlo en transporte público, bicicleta e, incluso, andando, y así intentar reducir los daños que su uso masivo produce al medio ambiente y a la población.

Desde el pasado día 16 y hasta el 23 de septiembre se celebra la Semana de la Movilidad, un evento convocado por la Comisión Europea que tiene lugar en 1.725 ciudades (450 de ellas españolas) donde se llevan a cabo distintas iniciativas y actividades. En 1994 se organizaron las primeras jornadas sin coches y actualmente muchas ciudades europeas cierran sus calles y limitan la circulación de los vehículos. En otras, como por ejemplo en Valencia, este domingo se ha ofrecido un servicio gratuito de metro y tranvía.

Desde Ecologistas en Acción denuncian que en la Comunidad de Madrid «el Día del Coche, que debería ser una medida reivindicativa para reforzar el uso del transporte público, se ha transformado en una medida lúdica en la que las pocas actividades que se han realizado son una ruta en bicicleta por la ciudad y un recorrido por los bares de Madrid, 'La ruta de la tapa«. 

Para Francesco Cortese, portavoz de Madrid Transporte Público y miembro de Ecologistas en Acción, desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid «no sale rentable estas iniciativas, al igual que no se fomenta el uso del transporte público «a pesar de suponer un ahorro económico».

Pero, por parte del Gobierno estatal, las políticas de movilidad sostenible que se han llevado a cabo no tienen nada que ver con las de otras ciudades europeas. Además, la crisis económica ha supuesto un retroceso en la implantación de estas medidas: las tarifas de transporte público aumentan y el servicio empeora, y los planes peatonales o de incentivo de la bicicleta se aplazan o no convencen a la población. Esto hace que se siga empleando el vehículo particular como medio de transporte principal.

El Gobierno central ha optado además por destinar todos los fondos de que disponía para incentivar la elaboración de planes de movilidad urbana sostenible en municipios (PMUS), al plan PIVE para el fomento de la compra de automóviles.

Además, en la sociedad se ha implantado la idea de que viajar en vehículo particular aporta un estatus social,
algo que supone uno de los principales motivos por los que no se
utilizan los medios de transporte público. «Se vende el coche como
paradigma de libertad para intereses de fabricantes de coches, a pesar
de ser el transporte público un medio más seguro y ecológico, además de
disminuir la ocupación de la ciudad», relata Cortese.

Hace algunos meses se instauró en Madrid, una ciudad congestionada por el trafico, el servicio BiciMad. Sin embargo, su funcionamiento no deja
contento a todos los usuarios. «Odio los atascos
y por eso esta semana me he unido a este servicio. Sin embargo de tres
bicicletas que he cogido he tenido varios problemas. En la primera
ocasión no funcionaba la estación y no me permitía coger la bici. En la
segunda, la bici tenía mal el pedal izquierdo. ¿Realmente esto es una
alternativa a otro tipo de medios?, lo dudo», nos comenta Pedro Alonso, usuario de BiciMad.

¿Cuánto tiempo gasta la gente en sus desplazamientos diarios?

Actualmente, España es el décimo país con mayor congestión de vehículos de Europa, bajando del tercer puesto en los dos últimos años.

Según el último estudio global de Regus, elaborado entre más de 22.000 encuestados en 100 países, el 35% de los españoles emplea más de una hora en sus desplazamientos diarios. A pesar de que la media española por trayecto al trabajo se sitúa en 25 minutos, frente a los 32 minutos a nivel mundial, un 10% de los trabajadores españoles invierten en ir y volver del trabajo entre 45 y 60 minutos cada día.

Muchos utilizan este tiempo para hacer algo productivo. El 61% para hacer llamadas telefónicas, el 25% para revisar documentos y el 31% para ponerse al día acerca de las últimas noticias.