Quantcast

Los restos de Ruth y José reciben sepultura en Huelva

Tres años después, la familia Ortiz ha podido despedir a los dos pequeños asesinado por su propio padre, José Bretón, en un funeral emocionado en el que se ha querido destacar, por encima de todo, la existencia de «dos nuevos ángeles en el cielo».

La madre, Ruth Ortiz, emocionada, a punto de derrumbarse en alguna ocasión y sacando fuerzas de flaqueza abría la ceremonia presidida el obispo de Huelva, José Vilaplana, en la parroquia de Santa Teresa del barrio onubense de La Orden. «No hay nada más duro que perder a unos hijos, es algo inimaginable», aseguraba Ortiz entre lágrimas, para concluir confesando su convencimiento de que, «por muy doloroso que sea, Dios tendrá sus motivos para haber dejado que me los arrebaten».

El funeral se ha desarrollado con serenidad, como una «misa de gloria, que no de difuntos», y durante el mismo la familia Ortiz ha recibido «la cercanía y el apoyo» de todos esos «que somos familia también» y que, desde la desaparición de los niños en Córdoba, aquel fatídico 8 de octubre de 2011, «hemos llorado junto a vosotros».

Tras el funeral, los restos de los pequeños se han dirigido a San Bartolomé de la Torre, donde han recibido sepultura.