Quantcast

¿Hay negocio detrás del hackeo a la cuenta de Rajoy y otros políticos?

La cuenta oficial en Twitter del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha sufrido una evolución sorprendente en las últimas semanas. En sólo unos días, el perfil del líder del Ejecutivo ha sufrido un gran aumento en el número de seguidores- concretamente 60.000-, de los cuales la gran mayoría tienen varias cosas en común: son de procedencia árabe, enlazan a otras redes sociales y apenas tienen actividades en su perfil.

Esta situación provocó que el equipo de Twitter de Mariano Rajoy se pusiera manos a la obra para eliminar los bots que estaban siguiendo de forma implacable a la cuenta del presidente del Gobierno. En sólo unas horas, el perfil ya había perdido 18.000 seguidores. En total, según la página Status People el perfil del líder del Ejecutivo tiene un número de seguidores falsos que ronda los 160.000 usuarios, lo que representa un 27% del total de sus followers.

Pero… ¿Qué es lo que ha provocado esta situación? ¿Ha sido un ataque o una compra de seguidores permitida desde el Gobierno? Daniel Creus, analista de Kaspersky Lab, destaca que «es difícil llegar a una conclusión definitiva sobre el tema», ya que por un lado se puede pensar que «es una situación que se da tras el ascenso de Pablo Iglesias en Twitter y por el otro, que haya sido alguien ajeno al Gobierno el que lo haya provocado».

La realidad a día de hoy en Internet es que es realmente sencillo aumentar el número de seguidores de una cuenta de Twitter. Tan sólo hace falta un par de ingredientes: interés y dinero. Un ejemplo de ello es la página Mercado de Fans, que lleva activa desde el año 2007 y que asegura haber entregado nuevos seguidores en más de 10.000 perfiles desde su entrada en funcionamiento. Y también ayudan para crecer en Facebook, YouTube e Instagram.

Con 20 dólares, se pueden conseguir 1000 followers mientras que 500 dólares equivalen a 50.000 followers. Con esta situación, un impacto de 60.000 seguidores- que es el número que recibió en su cuenta el presidente Rajoy- pudo suponer un desembolso de unos 600 euros.

Hay otras páginas, en cambio, en las que el dinero no es necesario para 'modificar' nuestro número de seguidores. Este es el caso de la web AddmeFast, que permite a sus visitantes conseguir más followers en las redes sociales.

Su funcionamiento es muy sencillo: se sigue a gente, se hacen retuits y todo ello acaban convirtiéndose en puntos para canjearlos por seguidores. Esta página está perfectamente diseñada para que todo parezca completamente creíble. Se puede seleccionar el país de donde se desea que procedan los followers, algo que otorgará mucho más seriedad a la situación.

Esta es precisamente una situación que Twitter penaliza. La dirección de la red social elimina todas aquellas cuentas que incumplen una serie de sus normativas estipuladas en su sistema:

– Suplantación de identidad

– Marca registrada

– Privacidad

– Violencia y amenaza

– Derechos de autor

– Uso ilegal

– Uso indebido de insignias de Twitter

Sin embargo, esta lista de 'deberes' a cumplir por todos los seguidores en Twitter es fácil de saltar, más aún cuando delante de un ordenador no hay identidad y cuando normalmente en los ataques informáticos las personas suelen tener una mínima preparación en la materia.

Utilizar una cuenta de Twitter falsa o acceder con un navegador que no se utiliza habitualmente son algunas de las artimañas por las que se pueden optar para conseguir seguidores de manera fácil y sin dejar rastro.

«Para comprar seguidores no es necesaria la contraseña de la cuenta. Con el usuario es suficiente y es algo que podría hacer cualquier persona. Está claro que no es buena práctica, en caso de que se confirme que el Gobierno ha decidido aumentar sus followers de esta manera», explica el experto en seguridad.

Mientras que el presunto ataque a la cuenta de Mariano Rajoy sólo afectó a su número de seguidores, como ocurrió también en el caso de otros políticos como Pedro Sánchez o Alberto Fabra, el primer ministro de Rusia, Dmitri Medvédev, sufrió un ataque de los hackers a su cuenta en la que llegaron a enviar una serie de tuits, algo para lo cual, como reconoce el propio Creus, «es necesario contar con unas habilidades informáticas mucho más altas» aunque afirma que «está al alcance de muchas personas».

No sólo Twitter es foco de los denominados 'zombies'. Facebook también es el paraíso de los usuarios inactivos. El pasado mes de febrero, un estudio de The Next Web mostraba que el 11% de los perfiles de la red social son falsos. Sin embargo, hay una serie de empresas que ofrecen servicios para que se conviertan en 'fans' de esas páginas en entredicho. 

Moncloa ya ha anunciado que ha abierto una investigación para analizar quien está detrás de esta «extraña campaña». La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, asimismo, aseguró que esperaba que Twitter iniciara un extenso análisis para comprobar que era lo que en realidad había ocurrido.

Por el momento, no hay noticias. Toca esperar…