Quantcast

Remedios naturales para adelgazar

Son muy frecuentes los intentos desesperados por rebajar esos kilos acumulados durante todo el año por los malos hábitos. No existen productos milagrosos para adelgazar, pero si es cierto que siguiendo cuatro pautas muy simples se puede lograr adelgazar y sobre todo mantenerlo, que es lo más importante.

Acelerar el metabolismo: Una de las claves para perder peso es conseguir acelerar nuestro metabolismo. Es cierto que cada individuo quema calorías a velocidades distintas, hay gente que puede ingerir grandes cantidades de raciones hipercalóricas y no reflejarlo en la báscula igual que otras personas. Sin embargo cualquier persona puede acelerar este proceso, lo fundamental es comer cada dos horas y media o tres una cantidad no superior a 400 o 500 calorías que contengan grasas naturales, carbohidratos complejos y proteínas de rápida asimilación.

No todos los hidratos de carbono son iguales: Eliminar los hidratos de carbono de la dieta puede dar resultados a muy corto plazo pero es un error de bulto para perder peso forma sostenible, elegir correctamente los carbohidratos es una manera que permite mantener los resultados obtenidos sin tener que renunciar a cuidar la salud. Los carbohidratos como los cereales, el arroz, pan o pasta tienen un bajo índice glucémico, es decir, tardan mucho en digerirse, por el contrario la fruta tiene un alto índice glucémico y se asimila en el cuerpo en poco más de media hora. La solución es hacer una ingesta moderada de carbohidratos de bajo índice glucémico por la mañana y consumir una o dos piezas de fruta al día, preferiblemente antes de ponerse a consumir otros alimentos.

Las grasas 'buenas' son fundamentales: Las patatas fritas, los dulces y casi todos los productos lácteos están prohibidos para perder peso. Los frutos secos por ejemplo, como las castañas, almendras, nueces, pistachos o avellanas son la elección perfecta, contienen un alto porcentaje de proteínas y de grasas que llevan en su composición ácido esteárico, este ácido se transforma en ácido oleico, que no supone ningún riesgo cardiovascular. También alimentos protéicos como el salmón o el pollo, llevan un porcentaje de grasas naturales como el omega3, que en el caso del salmón, ayudan al descenso sostenido de grasas innecesarias en el organismo.

Ejercicio casi diario: No hay excusa para no poder hacer entre 25-30 minutos de ejercicio al día. Tampoco es necesario apuntarse a ningún gimnasio, correr a una velocidad moderada o simplemente andar largas distancias es un complemento necesario junto a la alimentación para perder peso, de nada sirve hacer ejercicio si se come bien y viceversa. El ejercicio y la alimentación es una simbiosis necesaria para perder peso de forma natural.