Quantcast

Paula Rojo: “En Móstoles tocaremos una canción del nuevo disco que no se ha oído en ningún concierto”

¿Desde cuándo y de dónde viene su pasión por la música?

Desde que tengo uso de razón. Incluso antes de operarme con tres años de anginas, que cantaba como un pitufo, ya me gustaba la música. La persona por la que me gusta cantar podría ser mi bisabuelo que le apasionaba mucho. Mi padres, aunque les gusta la música, no cantan, así que si es por alguien de mi familia es por mi bisabuelo.

Después de su paso por La Voz, Paula Rojo se ha convertido para muchos en la 'chica del ukelele'. ¿Cómo recibió este apodo cariñoso por parte de muchos fans?

A mí me gusta, porque el ukelele me encanta y para mí es como una seña de identidad. Siempre que tengas una forma de que te identifiquen es positivo porque te diferencia del resto y eres más conocida. Además, el apodo es bonito.

A la hora de salir a la calle es difícil que pasee sin que alguien no la salude. ¿Estas situaciones son abrumadoras o le dan más fuerzas para seguir con su proyecto musical?

Me incomoda que me mire mucha gente y sentirme observada. Entiendo que es normal, pero para eso soy muy pudorosa. Sé que tengo que desconectar y actuar con naturalidad. Después de un año ya lo llevo mejor. A veces ya ni me entero de que me miran o que me están llamando, porque ya no me doy por aludida. Todavía no estoy acostumbrada al hecho de que la gente me conozca. Me paran por la calle y me tengo que acordar de que la gente me ve por televisión y por eso me conoce. Es verdad que lo llevo ya con naturalidad, pero me da un poco de vergüenza.

El año pasado, durante la presentación de la banda en la sala Moby Dick aseguró que sus discos ayudarán a conocer más de cerca a Paula Rojo. ¿Nos podría adelantar alguna de las facetas o vivencias que plasmará en su próximo álbum? ¿Tenemos ya fecha de lanzamiento?

Así como el primer disco es un recorrido por mis 23 años, ahora que he cumplido 24, quiero contaros en el próximo álbum que ha sido de mí en los últimos dos años. He vivido muchas cosas, además he rescatado historias del pasado, de toda mi vida. También he plasmado vivencias nuevas como la emancipación por primera vez, un nuevo amor. En él aparecen las cosas típicas que le pasan a una chica de mi edad: la primera vez que te mudas de casa, la relación con las amigas y las historias que te cuentan. Hay un poco de todo. 

La fecha de lanzamiento no se puede decir porque todavía no hemos empezado a grabar. Comenzaremos la grabación a partir de septiembre y esperamos que esté a principios del próximo año.

Este año, el Ayuntamiento de Móstoles ha querido que cantase junto a otros artistas en sus fiestas patronales. ¿Cómo se siente Paula Rojo al tener la oportunidad de actuar en la segunda ciudad más grande de Madrid?

Estoy muy contenta porque de Madrid siempre viene gente a verme. No soy la fan de ellos, pero ya son como amigos porque les pongo cara y nombre. Me hace mucha ilusión volver a la zona de Madrid para que me puedan saludar y yo saludarlos a ellos. Poder participar y colaborar en cualquier concierto de fiestas para nosotros es un lujo porque seguimos trabajando en lo que nos gusta y en hacer disfrutar a la gente y en entretener; aunque los músicos somos poco entretenedores. También es un orgullo que en Móstoles esté presente mi banda, la Dixie Band, con los mejores músicos asturianos.

¿Cuál será el repertorio que ofrecerá a los mostoleños?

Serán las canciones que suelo tocar siempre, aunque también habrá tres versiones de grupos de música country que me gustan, y una canción del nuevo disco que no se ha tocado en ningún concierto y que tenemos muchas ganas de compartir con el público de Móstoles. Además, es una canción mía y de la banda porque es la historia de cómo se creó la Dixie Band. Es muy divertida porque habla de que aunque cada día estemos en un sitio diferente, nos lo tomamos con una filosofía maravillosa y además, que nos encanta nuestro trabajo. 

Al día siguiente de la actuación en Móstoles, tiene otro concierto en Oviedo con motivo de las fiestas de San Mateo, lo que supone muchos kilómetros y pocas horas entre los dos conciertos. ¿Cómo lleva los desplazamientos? ¿Está llevando bien la gira o se está haciendo muy cansada?

Se lleva muy bien aunque a veces llegues muy cansada. Cuando llegas a la prueba de sonido estoy a lo mejor muy agotada, pero subo al escenario y me vengo arriba, porque empezamos a tocar música y a cantar. Con eso se te olvida el cansancio, la pereza y todo. Estás deseando tunearte y pasar por chapa y pintura para que tú y la gente te lo pases lo mejor posible.

Sabemos que el videoclip 'Si me voy' o baile de las tazas está siendo un éxito entre los más pequeños de la casa. ¿Qué piensa al ver que es el ídolo de todos los niños españoles? ¿Cabe la posibilidad de enfocar su futuro musical al entorno infantil?

De momento sigo queriendo comunicarme a través de mis canciones y contar mi vida. Cuando cumpla treinta años, contaré mi vida de treintañera. No me veo componiendo con un campo en concreto. Yo quiero contar la historia de mi vida a través de mis canciones, que es lo que me llena de momento. 

Que los niños estén cantando 'Si me voy' en vez de otras canciones es obra del poder de la música. La oportunidad que me brindaron de adaptar al español la versión de un clásico del country con muchos años, y poder introducir la 'cupmanía' en España es muy satisfactorio. Además, que una canción de tu repertorio la hayas popularizado en España y que los niños la canten es increíble. Poder escuchar en la radio una canción mía en cualquier punto del país todavía me impresiona mucho. Cuando estoy fuera de Asturias y escucho la radio es cuando empiezo a creérmelo.