Quantcast

El terrible ataque del mero gigante en busca de presas fáciles

Enérgico, musculoso y muy, muy fuerte. El mero gigante es muy voraz y sus ataques hacen cundir el pánico. Se han visto ejemplares que han atacado a tiburones jóvenes, a humanos e, incluso, como en el caso del pez goliath, muy parecido al anterior, devorar cocodrilos.

En el este documento, el pez en cuestión no parece tener preferencias: Se llevará al buceador, a su presa o a los dos. Depende como se de la pesca. Por supuesto, el susto de este hombre será difícil de olvidar.