Quantcast

Mentiras que utilizaban las madres a la hora de la comida

-

1
“A la leche nada eches”. Marcado a fuego lo tienen todos los niños que crecieron en los ochenta y en

“A la leche nada eches”. Marcado a fuego lo tienen todos los niños que crecieron en los ochenta y en los noventa. Beber un vaso de leche a media tarde era sinónimo de tener que esperar varias horas para probar bocado, ni un triste panchito te dejaban probar. Pues bien, aquí se aplica una regla matemática básica: “el orden de los factores no altera el producto”. Da igual comer fruta antes que la leche o viceversa. Todo dependerá del nivel de tolerancia que cada persona tenga a la lactosa.

Atrás