Quantcast

Los españoles otorgan una puntuación de 6,5 al SNS y la mitad son partidarios de la sanidad pública frente a la privada

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

Los españoles otorgan una puntuación de 6,5 al Sistema Nacional de Salud (SNS) y la mitad son partidarios de la sanidad pública frente a la privada, según se desprende del Barómetro Sanitario correspondiente a 2013, realizado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en colaboración con el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

En este sentido, el Barómetro ha mostrado que el 70,5 por ciento de los ciudadanos ha consultado en el último año al médico de Atención Primaria, el 45,6 por ciento al especialista, el 28,3 por ciento ha acudido a Urgencias y el 8,9 por ciento ha ingresado en un hospital. Así, y si se tiene en cuenta la opinión de los ciudadanos sobre la asistencia recibida en las visitas médicas, el estudio ha mostrado que el 87,1 por ciento califica de “buena” o “muy buena” la recibida en las consultas de Atención Primaria, el 84 por ciento las de los médicos especialistas y el 87,6 por ciento las de los hospitales.

Asimismo, en cuanto a la atención en Urgencias, el 28,3 por ciento de los ciudadanos solicitó atención urgente en el SNS en el último año y, de ellos, el 45,3 por ciento acudió a un dispositivo de Atención Primaria, mientras que el 47 por ciento se dirigió directamente al hospital. Además, el 79,5 por ciento de los usuarios de estas Urgencias, asegura que se le atendió bien o muy bien, y un 66,7 por ciento señala también que fue atendido con rapidez.

Por otra parte, y en una escala de 1 a 10, los aspectos más destacados de la valoración de los servicios sanitarios son: en las consultas de Atención Primaria, la cercanía de los centros (8,09), la confianza y seguridad que transmite el médico (7,89) y el trato recibido por el personal sanitario (7,82); mientras que en las consultas de especializada es el número de especialidades al que se tiene acceso (7,60), el equipamiento y los medios tecnológicos (7,59), y el trato recibido por los profesionales (7,47).

En los hospitales, el barómetro ha señalado que el equipamiento y la tecnología de los hospitales es el aspecto mejor valorado por los ciudadanos (7,93), seguido de los cuidados del personal de enfermería (7,52) y médico (7,45), y la información clínica recibida (7,39).

Además, el 61,2 por ciento de los pacientes afirma que pudo participar suficientemente en las decisiones que se adoptaron sobre su problema de salud y su tratamiento en la consulta de Atención Primaria, el 52,4 en el del especialista y el 51,5 por ciento en su estancia en el hospital.

Por otra parte, ha descendido el número de ciudadanos que asegura guardar en su domicilio envases enteros de medicamentos recetados por el facultativo. Así, los 45 millones de envases en los hogares que se estimaban en el barómetro presentado en 2012, se han reducido una tercera parte (30,1 millones), tras la puesta en marcha de la Reforma Sanitaria y del nuevo sistema de aportación del usuario en farmacia, en función de la renta.

En otro orden de cosas, más del 61 por ciento de los encuestados conocen el sistema de receta electrónica, y el 40 por ciento lo han utilizado, un porcentaje diez puntos superior al del año anterior (30,9). Por comunidades, Galicia es la región donde más porcentaje de encuestados señala que conoce la existencia en su comunidad del sistema de receta electrónica, y Castilla y León, la que tiene menor porcentaje.

EL 76,8% DUDA DE LA SEGURIDAD DE LOS MEDICAMENTOS VENDIDOS EN INTERNET

Esta edición del Barómetro Sanitario ha explorado por segundo año consecutivo la opinión de los ciudadanos respecto a la venta de medicamentos por Internet, mostrando que el 76,3 por ciento opina que los medicamentos vendidos por Internet no son seguros, mientras que sólo un 0,7 por ciento, la misma proporción que el año anterior, compró medicinas por Internet.

A su vez, el 88,7 por ciento de los ciudadanos asegura que la información sobre los medicamentos que toma la obtiene del médico, el 37,3 por ciento del farmacéutico, el 12,4 por ciento del enfermero y, sólo un 2 por ciento afirma que obtiene la información de Internet.

Sobre las listas de espera, se ha preguntado a los ciudadanos qué criterios creen que se deberían tener en cuenta para establecer el orden de los pacientes en la lista de espera quirúrgica ante un mismo proceso patológico.

De esta forma, se ha comprobado que el 84,4 por ciento cree que, como primera norma debe prevalecer el criterio del médico de prioridad o gravedad. En segundo lugar (35,6%), debe valorarse si el problema de salud repercute en la autonomía del paciente para su propio cuidado y, en tercer lugar (29,2%), proponen que se tenga en cuenta la fecha de entrada de los pacientes en la lista de espera.

IGUALDAD EN LA SISTEMA NACIONAL DE SALUD

Por otra parte, el Barómetro Sanitario 2013 ha desvelado que el 60,3 por ciento de los ciudadanos considera que la sanidad pública mantiene la equidad en sus prestaciones para todos los ciudadanos, sean españoles o extranjeros. También consideran que se atiende igual a todos los pacientes, con independencia de su nivel social (69,4%).

En cuanto a los elementos que pueden ayudar a la atención de los pacientes crónicos, la mayor importancia se concede a la historia clínica electrónica única, accesible desde cualquier punto asistencial donde deban ser atendidos. En segundo lugar se da importancia a que el médico de atención primaria sea el principal responsable del control y seguimiento del paciente y, en tercer lugar, se cree que la tecnología puede facilitar el contacto de los pacientes con los profesionales

Finalmente, y respecto a los elementos de mejora de la accesibilidad que ofrece el sistema sanitario público, los más conocidos y utilizados (60%) son la citación con el especialista desde los centros de salud y la realización de pruebas diagnósticas en dichos centros.

Les sigue la cita con el médico de primaria por Internet, que es utilizada por el 28,4 por ciento y la consulta telefónica con su médico de familia, utilizada por un 14 por ciento. Del mismo modo, el 15 por ciento conoce la posibilidad de acceder a su información clínica por Internet, si bien solo el 2,40 por ciento manifiesta que utiliza esta vía.