Quantcast

La Policía investiga a Oleguer Pujol por presunto blanqueo en varias operaciones

Todo se inició por las compras, por parte de Oleguer Pujol, de las tres sedes históricas de Prisa por 300 millones de euros y de 1.152 sucursales del Banco de Santander por otros 2.084 millones, además de otras adquisiciones de menor cuantía. Para esa operación, Pujol solicita varios préstamos. Y es posteriormente, para su devolución según cuenta el diario madrileño, para lo cual utiliza presuntamente dinero procedentes de varios paraísos fiscales, como sospecha la Udef.  

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) de la Policía lleva meses investigando el origen y el paradero de la inmensa fortuna del ex presidente autonómico, su mujer y sus siete hijos. Un patrimonio que procedería, presuntamente, del cobro sistemático de comisiones ilegales por la adjudicación de obras y servicios durante los 23 años (1980-2003) en los que el cabeza de familia mandó en la Generalitat.

Desde hace casi una década, el ex presidente catalán decidió ceder el control de las finanzas familiares a Oleguer, al que considera el vástago más preparado para ello. Según la información del rotativo madrileño, El benjamín se encarga mayoritariamente de los negocios y fondos radicados en Europa. Mientras, otro hijo, Jordi, manejaría los negocios familiares en América Latina.

Pues bien, Oleguer invertió cerca de 3.000 millones de euros en operaciones inmobiliarias en España que fueron a parar a los edificios de Prisa en Madrid y Barcelona, las 1.152 sucursales de Banco Santander y las 105 oficinas de Bankia. Para la devolución de los créditos solicitados, la Policía sospecha que utilizó dinero que su familia acumula en paraísos fiscales. Así, el Ministerio Público ha abierto diligencias.