Quantcast

Israel: La matanza de la escuela de la ONU es un montaje y que estaba vacía

El Ejército israelí ha declinado su responsabilidad por la muerte esta semana de 17 personas en el bombardeo de una escuela de la ONU en la localidad de Beit Janún, en el norte de Gaza. Así, a través de un comunicado, el Ejército hebreo basa su conclusión en una investigación propia sobre la que no ofrece detalle alguno de cómo y cuándo la hizo y en la que asegura que la escuela estaba vacía, versión que contradice la de la ONU, que afirma que en ella había refugiadas más de un millar de personas.

El caso es que según los investigadores israelíes, durante ese día hubo intensos combates “entre fuerzas del Ejército israelí y milicianos de Hamás, que operaron en una zona adyacente a la escuela”. Y afirman que desde esa zona los milicianos dispararon cohetes antitanque contra las tropas israelíes, que respondieron disparando varios morteros en su dirección.

La investigación militar mantiene que “un sólo mortero errático cayó en el patio del colegio de la UNRWA, que estaba completamente vacío”. Pero según la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA), en la escuela se encontraban refugiadas en torno a un millar de personas.

Periodistas independientes que, con motivo del alto el fuego, llegaron este domingo a la citada escuela, informaron, por su parte, de que eran visibles los restos de sangre, según la agencia Reuters

Días antes, las tropas israelíes habían bombardeado otra escuela de la ONU en el centro de la Franja, sin causar víctimas. Israel, con todo, asegura que no tiene en el punto de mira a los organismos internacionales que operan en la zona, y que continúa la coordinación con estos organismos.