Quantcast

Gaza: El 85% de los niños tienen trastornos y traumas crónicos

Tras la finalización de la guerra árabe – israelí en 1948 y el consiguiente reconocimiento oficial del Estado de Israel en tierra palestina, más de 700.000 palestinos se vieron obligados a abandonar sus hogares y pasaron a convertirse en refugiados. A día de hoy hay repartidos cerca de cinco millones entre Jordania, el Líbano, Siria, Cisjordania y Gaza, según la Agencia de las Naciones Unidas para los refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA).

Desde entonces, Israel ha ido aumentando por la fuerza su superficie en detrimento de Palestina. En los territorios palestinos, Gaza y Cisjordania, la mayor parte de los refugiados se encuentran en la Franja: lo son 1,2 millones de los 1,8 habitantes que residen en los apenas 360 kilómetros cuadrados que la comprenden. Actualmente Gaza “es el lugar de mayor hacinamiento en todo el mundo”, según asegura Raquel Martí, directora ejecutiva de la UNRWA en España. Son muchos los que describen la zona como un 'campo de concentración al aire libre'.

Hace ya casi 70 años de la partición de Palestina y de la ocupación de Israel, pero el conflicto está lejos de resolverse. Más bien todo lo contrario: la tensión y las oleadas de violencia no se han apagado nunca. La última arrancó hace 21 días.

OPERACIÓN 'MARGEN PROTECTOR'

El pasado 30 de junio Israel encontró los cuerpos de tres adolescentes judíos (dos de 16 años y uno de 19) que fueron secuestrados y asesinados dieciocho días antes en la ciudad de Hebrón (Cisjordania). Hamás alabó los secuestros pero en ningún momento se atribuyó la autoría, sino que fue el movimiento Al Fatah quien lo hizo. En venganza por los crímenes, el pasado 2 de julio seis extremistas israelíes quemaron vivo a Mohamed Abu Jadeir, un joven palestino que apareció en un bosque cercano a Jerusalén.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró: “Hamás es el responsable y Hamás pagará” por la desaparición de los tres israelíes. El 8 de julio Israel puso en marcha la operación 'Margen protector', un ataque por vía aérea y marítima a Gaza. La ofensiva se recrudeció el pasado día 17, cuando el Ejército israelí inició una ofensiva terrestre sobre la Franja. Por su parte, Hamás responde a los ataques disparando sobre Israel cohetes y granadas de mortero.

Hasta el momento, han sido asesinados 1.030 palestinos y 43 israelíes. Además, el balance de heridos en la Franja ya ha superado las 6.000 personas. La gran mayoría de los israelíes fallecidos son soldados (40). Por su parte, la población civil de Gaza está siendo de nuevo la más castigada (73% de las muertes)

Ante esta situación, la ONU solicitó el pasado miércoles una investigación de los ataques perpetrados por el Ejército de Israel sobre Gaza. “Parece que la ley humanitaria internacional ha sido violada hasta un alcance que podrían constituir crímenes de guerra”, señaló Navi Pillay, alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

El periodista Marcos Rebollo ha estado en Palestina tres veces, la penúltima de ellas en Gaza, justo después de la operación 'Plomo Fundido'. “Tengo amigos allá y lo que cuentan es muy parecido a 2009. Mucha gente está harta de Hamás, aunque también los hay que no”, asegura. Sin embargo, “en esta situación de guerra totalmente asimétrica, en la que una parte está ocupando el territorio de la otra, están mucho más hartos de Israel y de que considere a todo el mundo terrorista. Esa es la sensación, porque estos ataques son castigos colectivos”, asegura.

El 20 de julio Gaza sufrió una de las jornadas más sangrientas desde que comenzó la operación 'Margen Protector', con 107 palestinos muertos (35 de ellos niños), según cifras de la UNRWA. El barrio de Shujaiya, que está densamente poblado con unos 92.000 habitantes, fue objeto de constantes bombardeos ya que las Fuerzas Armadas israelíes lo consideraron una fortaleza en la que Hamás albergaba numerosos cohetes y varios túneles que llegan hasta Israel. Esa misma jornada murieron 13 soldados israelíes.

Las cifras y, por supuesto, las historias que se esconden tras ellas, son crueles y absolutamente desoladoras. Se está cometiendo una auténtica masacre sobre el pueblo palestino, algo que lleva a preguntarse a muchos: ¿vale lo mismo la vida de un israelí que la de un palestino?

ATAQUES A ESCUELAS DE REFUGIADOS, HOSPITALES Y AMBULANCIAS

A pesar de que todos los edificios de la UNRWA están señalizados y facilitan las coordenadas de todas sus instalaciones a Israel, según Raquel Martí, el pasado jueves atacaron una de sus escuelas en Beit Hanoun, donde acogían a cientos de gazatíes desplazados. El resultado fue de 17 civiles fallecidos, entre los que se encontraban varios niños, y más de 200 heridos.

El objetivo de 'Margen Protector', según las autoridades israelíes, pasaba por frenar el disparo de cohetes por parte de Hamás, así como debilitar su infraestructura armada. Sin embargo, durante el transcurso de la operación, Israel ha bombardeado indiscriminadamente lugares repletos de civiles como hospitales, centros de salud, ambulancias, mezquitas e incluso un centro de discapacitados en el que perdieron la vida varios de sus pacientes.

Por este motivo, un de las labores que está realizando el Comité Internacional de la Cruz Roja es la mediación entre las partes para que se respete el derecho internacional humanitario, según Ignacio Román, responsable de Cooperación para Oriente Próximo de Cruz Roja Española. “Básicamente, la separación entre objetivos militares y personas civiles, y la protección máxima de hospitales y ambulancias”, confirma. Según Roman “se están intensificando los diálogos con autoridades israelíes y palestinas, con objeto de que se tomen todas las precauciones posibles para amparar a la población civil de las consecuencias de las hostilidades”.

En más de una ocasión ninguna de las partes ha respetado los tiempos de los alto al fuego para que los médicos pudieran asistir a los civiles heridos en la Franja. “Es una situación complicada. Lo que se está intentando es conseguir treguas no tan cortas y tan escasas, en las que no da tiempo a hacer llegar suministros a la población. Se intenta trabajar en algo más duradero”, asegura Ignacio Román.

TRES OFENSIVAS EN LOS ÚLTIMOS SEIS AÑOS Y GAZA BLOQUEADA DESDE 2007

'Margen Protector' es la tercera ofensiva lanzada por las autoridades israelíes en los últimos seis años. A finales de 2008, 'Plomo Fundido' pasó a convertirse en la operación más dura contra Gaza desde que Hamás llegó al poder. En 22 días murieron 1.400 palestinos y 13 israelíes, según la ONG de Israel Betselem. En 2012, 'Pilar Defensivo' duró apenas una semana, pero los intensos bombardeos mataron a 170 palestinos y a 6 israelíes.

Pero no son solo las ofensivas, “en Gaza viven día a día sometidos”, recuerda Raquel Martí de la UNRWA. Tras años de conflicto, Israel bloqueó la Franja de Gaza en el año 2007, cuando Hamás ganó las elecciones. Al no permitirse el libre tránsito ni de personas ni de mercancías, se ha entrado en una situación de colapso, recuerda Martí.

Según la UNRWA, el 60% de los jóvenes y el 80% de las mujeres no tienen trabajo. “El bloqueo sobre la Franja ha hecho que la situación socio-económica se haya visto muy afectada. El 80% de la población depende de la ayuda humanitaria”, asegura la directora ejecutiva de UNRWA en España.

El 90% del acuífero en Gaza está contaminado y, en las casas en las que hay agua, ésta llega salinizada, confirma Martí. La situación se ha visto agravada en las últimas semanas, por lo que el Comité Internacional de la Cruz Roja está trabajando en el restablecimiento de la canalización del agua. “Se estima que ahora mismo más de la mitad de la población de Gaza no tiene acceso directo a agua potable”, confirma Ignacio Román, responsable de Cooperación para Oriente Próximo.

Román advierte que si previamente a las hostilidades la situación ya era complicada en términos de dependencia del exterior, “incluso aunque se firmara hoy mismo un alto al fuego duradero, las consecuencias humanitarias van a permanecer mucho tiempo: en términos de salud, de educación, de medios de vida…”.

Otra de las consecuencias del bloqueo es que los palestinos no tienen manera de escapar de las bombas: Israel tiene controlados todos los pasos fronterizos y también los accesos por mar y aire. Se estima que el número de personas que han tenido que desplazarse en la Franja de Gaza está cerca de las 200.000, tal y como ha advertido la ONU.

Israel asegura que anuncia los ataques previamente para que la gente pueda abandonar sus casas pero, ¿siempre es así? Según Marcos Rebollo, tanto en 'Plomo Fundido' como ahora “han atacado muchas veces sin dar una señal anterior, otras veces han señalado el tejado y después no han bombardeado la casa, a veces han pasado quince minutos desde el aviso hasta el ataque, pero otras no pasan ni dos”.

El periodista asegura que “si en un momento dado Israel ve que va a haber muchas muertes civiles en el ataque a un objetivo de Hamás, intentan minimizarlas”. Sin embargo, no cree que este sea el “primer objetivo, sino que forma parte de la guerra psicológica: si tú tienes un aviso, caiga luego una bomba o no, tú vas a tener un plus de miedo durante toda la ofensiva”.

LOS NIÑOS, DE NUEVO LOS MÁS CASTIGADOS

Uno de los episodios más crueles desde que comenzó la ofensiva se cobró la vida de cuatro niños palestinos que jugaban al fútbol en la playa tras un ataque de la Marina israelí. Los pequeños, de entre 9 y 11 años, eran de la misma familia y se encontraban con otros doce jóvenes que resultaron heridos, algunos de gravedad. 

Según datos de la UNRWA, el 51% de los gazatíes son menores, por lo que la población, tal y como recuerda Raquel Martí, es “altamente joven”. En los 21 días transcurridos desde el inicio de 'Margen Protector' han muerto 206 niños. Los datos ofrecidos por Intermon Oxfam revelan que aproximadamente cada hora muere un niño en la Franja.  

“Los que más sufren son los niños, que necesitan de forma urgente ayuda psicológica”, aseguró hace unos días el portavoz de la ONU en Gaza, Chris Gunness. “El 85% tienen traumas o trastornos mentales”, afirma Martí. Además, es muy difícil que puedan llegar a superarlos ya que están continuamente expuestos a la violencia, que es lo que se los causa. “Han visto morir a familiares y a amigos, han visto saltar sus casas por los aires. No hay situación de post trauma, que es cuando se puede comenzar el tratamiento. Por eso, los traumas y trastornos se hacen crónicos”, asegura. 

La población de Gaza vive sometida día tras día y, como consecuencia, los niños siempre tienen miedo. “Una madre me contó que un poco antes de que comenzase la última ofensiva sus hijos confundieron una tormenta con un ataque de Israel”., explica Martí. Creían que eran bombas de nuevo. Ella tuvo que abrir las cortinas para mostrarles que lo que oían y veían solo eran truenos y rayos.

“Los padres no saben cómo explicar a sus hijos lo que está pasando. No les pueden mentir”, afirma. ¿De qué manera cuidan a sus hijos para intentar protegerles cuando no hay ningún lugar seguro?, se pregunta Marcos Rebollo. El periodista cuenta que ha hablado con gente de Gaza, que asegura que se está repitiendo el terror de hace cuatro años. “Hablé con una chica que tiene tres hijos y me contó que estaba muy asustada porque cerca de su casa hay un campo de entrenamiento del gobierno de Hamás, con lo cual puede caer una bomba en cualquier momento. También contó las estrategias que tienen para proteger mentalmente a los niños, por ejemplo, haciéndoles que construyan con Lego un lugar al que les gustaría irse”, asegura el periodista.

“A ISRAEL PARECE QUE NO LE INTERESA LA PAZ”

Rebollo asegura que hablando con gente de allí le decían que “el objetivo de Israel es atacar periódicamente a Gaza, tenerla bloqueada continuamente, para que la gente se vaya rindiendo y en un futuro acepten menos en una posible negociación“. También opina que “hay quienes quieren seguir teniendo un enemigo (Hamás) para poder justificar la ocupación. Esto es una opinión fundamentada tanto en periodistas israelíes anti sionistas como palestinos y de otros lugares”, continúa diciendo.

En cuanto a la economía israelí, se ve tremendamente beneficiada de la ocupación y del bloqueo a Gaza. “Todas las ayudas que llegan a Gaza o a Cisjordania antes pasan por el banco israelí, para hacer el cambio de dólares o euros a shéquel Al final, el mayor mercado donde colocar los productos israelíes es Gaza y Cisjordania, después de Estados Unidos”.

Como última reflexión, asegura que “es una situación por la que también los israelíes sufren pero la sensación es de que no quieren la paz”.