Quantcast

La Ejecutiva de Pedro Sánchez, sin Madina y sin Tapias

El nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha asumido este sábado el liderazgo del partido con el compromiso de transformarlo para poder cambiar España y ha reclamado a todos los socialistas que empiecen ya a “hablar de los problemas de los españoles” y “lo justo del PSOE”.

Sánchez ha tomado la palabra después de que la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, anunciara su proclamación como nuevo líder del partido, en virtud del resultado de la consulta del pasado 13 de julio, y ha comenzado dando las gracias a los “militantes de base” que han permitido con su voto que el PSOE esté “haciendo historia”.

El nuevo secretario general se ha mostrado convencido de que los socialistas pueden recuperar la confianza de los españoles y ha asegurado que no les van a “defraudar”. Para eso, ha animado a sus compañeros a dejar de contar los votos que pierden para empezar a contar los votos que van a “recuperar”. Porque, según ha dicho, el Gobierno del PP va a ser un Ejecutivo de “cuatro años”.

Y se ha dirigido a todos los españoles para decirles que no les va a pedir “un acto de fe” para que crean en él. “No se trata de eso, lo único que voy a pedir es que escuchen lo que pedimos, que atiendan lo que proponemos y que observen lo que hacemos”, ha afirmado, seguro de que, si lo hacen, los ciudadanos van a “recuperar la confianza” en el PSOE.

LA EJECUTIVA DE SÁNCHEZ

El aclamado secretario general ha entregado ya la lista de los miembros que conformarán su Ejecutiva, con 25 secretarios de área y cinco vocales. El triángulo de la base está formado por Micaela Navarro en la presidencia, César Lucena y Pedro Sánchez.

Los nombres que más destacan son lso del que fuera lehendakari de Esukadi, Patxi López, ocupa el cargo en la Secretaría de Acción Ciudadana y Política, mientras que Pedro Zerolo se encargará de la de Movimientos Sociales. Chacón, como experta en el área que es, llevará los asuntos exteriores.

No hay rastro de Eduardo Madina ni de Fernández Tapias, los dos que fueron sus contrincantes al puesto. Esto ha sacado a la luz el malestar que continúa habiendo entre las fuerzas internas de la cúpula socialista. El vasco ha hecho unas duras declaraciones sobre el cónclave que le ha dejado fuera de la Ejecutiva de Sánchez.

“No ha habido integración” de su candidatura en la nueva Ejecutiva Federal de Pedro Sánchez y ha añadido que “a pesar” de ello él va a “colaborar para que el partido salga fuerte y unido” y esté en condiciones de ganar las próximas elecciones municipales, autonómicas y generales.

En declaraciones a los periodistas tras la proclamación de Pedro Sánchez como nuevo secretario general del PSOE, Madina ha defendido que “los 48.000 votos” que le apoyaron para ser secretario general “hubieran preferido trabajar en pro de la integración” y que lleva “días esperando hablar” con el nuevo secretario general.

Según ha dicho, su única reunión con él fue la que se celebró ante las cámaras pocos días después de la consulta en la que el madrileño obtuvo el apoyo de los militantes. Madina ha asegurado que si Sánchez estuviera dispuesto aún hablar con él, lo haría encantado. “Me hubiera gustado colaborar más en pro de una integración que habría sido beneficiosa para esta dirección y no, no ha habido integración”, ha zanjado.

Visiblemente molesto, no ha respondido a si es que Sánchez no le coge el teléfono: “Pregúntenle a él”, ha dicho. Tampoco ha querido valorar si la falta de integración que detecta es un buen comienzo para el PSOE.

Fuentes de su candidatura han asegurado a Europa Press que el propio Madina le envió a Sánchez hace días un mensaje para intentar hablar con él de la Ejecutiva, y no ha recibido respuesta alguna a pesar de que se lo reenvió un día después.

Las mismas fuentes aseguran que Meritxel Batet no puede considerarse parte de la candidatura de Madina, sino de la 'cuota' del PSC y que Manuel de la Rocha empezó apoyándole a él pero luego viró.

Por su parte, fuentes del entorno de Pedro Sánchez responden que el nuevo secretario general trata de tener en cuenta todas las sensibilidades, pero que su interlocución es con los secretarios generales y los territorios.

Con todo, Madina, preguntado si se arrepiente de no haber aceptado la oferta de Sánchez de entrar él mismo en la Ejecutiva, ha dejado claro que no, porque no fue el candidato más votado y ha admitido que “le corresponde al más votado hacer su equipo y desarrollar su proyecto”.