Quantcast

Uno de cada cuatro pasajeros tiene miedo a volar

LOS ACCIDENTES DE AVIÓN, UN PUNTO NEGATIVO PARA QUIENES PADECEN AEROFOBIA

Un avión de Swiftair se ha estrellado el pasado jueves en Malí con 116 personas a bordo. También un avión de TransAsia en Taiwan ha dejado al menos 47 muertos a causa de un aterrizaje fallido el miércoles y otro avión de Malaysia Airlines fue siniestrado en Ucrania en menos de una semana con 298 pasajeros a bordo. El pasado 8 de marzo desapareció en aguas del océano Índico otro avión de la misma aerolínea con 239 personas a bordo cuyos restos no han sido aún localizados.

Estos trágicos sucesos se han dado en un corto plazo de tiempo y para las personas con aerofobia son especialmente significativos. El 25% de los viajeros tiene miedo a volar, según la IATA (International Air Transport Association) y aproximadamente un 5% tiene fobia. “La gente en general que no tiene miedo a volar lo puede ver como un suceso trágico, impactante y sin explicación, irracional. Sin embargo, las personas que tienen miedo a volar están atentas a todo lo que sucede en la aviación. Entonces, este simple hecho, aunque no ha tenido nada que ver con el avión ni con los pilotos, es un punto más para su ansiedad, porque dicen 'si algún día me ocurre a mí esto…' Hay gente con miedo a volar que se mira todos los partes meteorológicos, cuántas hélices tienen los aviones, si tienen parches o no… Es un miedo tan grande que miran todo con lupa. Este suceso que ha ocurrido es un punto más para alimentar su ansiedad“, explica Marian Alonso, psicóloga que imparte un curso para afrontar y tratar el miedo a volar (aerofobia).

Fernando Lavín, piloto que imparte el curso para superar la aerofobia junto a la psicóloga Marian Alonso, afirma que “el avión siniestrado de Malaysia Airlines es un acto terrorista que no tiene nada que ver con un fallo del avión o del piloto, pero afecta a la aerofobia porque la gente tiene miedo a volar por diferentes razones y ver un avión siniestrado con 298 muertos y esa tragedia es un valor añadido a esa fobia“.

“No solo Malaysia Airlines ha estado volando sobre Ucrania, otras muchas aerolíneas han hecho la misma ruta. Sí que es verdad que se dieron unas advertencias para que se tuviera cuidado en muchas compañías y en un momento se prohibió volar por Ucrania, pero ahí hay un poco de lío en cuanto a que las personas afectadas pudieran pedir responsabilidades a la aerolínea acerca de por qué estuvieron sobrevolando Ucrania, porque las autoridades no lo impidieron“, declara Lavín.

LA AEROFOBIA, UNA LIMITACIÓN PERSONAL Y LABORAL

La aerofobia limita la vida de quienes la padecen. Un viaje de negocios o de placer puede convertirse en una auténtica angustia para las personas que tienen fobia a los aviones y también para quienes les rodean. “Que la gente no limite su vida, porque muchas veces hay personas que rechazan puestos directivos porque implican volar en muchos casos. Además, también se ven limitados en cuanto al ocio. Hay gente que por no coger el avión hace unos viajes larguísimos, de hasta 14 horas en coche por no volar. Al final, también limitas a las personas de tu entorno”, afirma Marian Alonso.

Las personas con aerofobia no tienen por qué convivir toda su vida con este trastorno, ya que tiene solución y puede desaparecer de sus vidas y retomar en algún momento el hábito de volar con total normalidad. “El miedo a volar es una fobia y un trastorno de ansiedad y el trastorno de ansiedad es tratable y curable”, asegura Alonso.

'¿Y si ese avión falla?', '¿Y si hay turbulencias?', '¿Y si no podemos aterrizar?', '¿Y si ocurre algo en el despegue?', son las preguntas que suelen hacerse las personas con miedo a volar, fruto de una ansiedad irracional. “Esos pensamientos están alimentando más todavía la ansiedad y se forma un bucle, un círculo vicioso, que la persona cuando ya va a volar se siente impotente a veces hasta de subirse a un avión y hay gente que ha anulado los billetes”, señala la psicóloga experta en tratar la aerofobia.

MIEDO A VOLAR COMO CONSECUENCIA DE OTRAS FOBIAS

En ocasiones la aerofobia no se manifiesta de forma pura, sino que es la consecuencia de otras fobias como la claustrofobia (miedo a los espacios cerrados) que produce estar encerrado en un avión, la acrofobia (miedo irracional e irreprimible a las alturas), o la agorafobia (miedo a los espacios abiertos) en los aeropuertos. “Me he encontrado con muchos clientes, la mayoría, que tienen otras fobias añadidas. En un aeropuerto, lo que es todo el entorno aeronáutico, es un imán que atrae otras fobias. Una persona, por ejemplo, que va a subir a un avión, se mete dentro del avión, cierran las compuertas y si tiene claustrofobia siente como que le va a faltar el aire y eso le genera ansiedad. Luego, hay personas que tienen miedo a las alturas, la acrofobia, entonces el avión despega y el ver que está lejos del suelo le genera también mucha ansiedad. También, simplemente al ir al aeropuerto, esperar para facturar y ver tanta multitud y tanta gente, aparece la agorafobia si se tiene”, señala Marian Alonso.

LA INFORMACIÓN AERONÁUTICA ES CLAVE PARA SUPERAR LA AEROFOBIA

Como vuela un avión, cómo funciona un avión, qué sistemas tiene, qué ocurre si hay una turbulencia, una parada de motor, etc., son cuestiones que ayudan mucho a las personas con aerofobia a racionalizar sus miedos y dejar a un lado la ansiedad que les produce volar.

Les explico conocimientos básicos: por qué vuela un avión, cuáles son las condiciones en las que vuela, las fases del vuelo, despegue, aterrizaje, crucero… Yo les abro los ojos haciéndoles ver cosas que son completamente normales, como los 'flaps', que son unos dispositivos que están en las alas que se despliegan o se retraen para aumentar la sustentación. Mucha gente, cuando se despliegan, piensan 'esto se ha roto', pero no se ha roto, es algo completamente normal”, aclara el piloto Fernando Lavín.

Muchas veces, las personas con aerofobia magnifican todos los acontecimientos de tal forma que su angustia les lleva a malinterpretar cosas que pasan dentro o fuera del avión, aumentando su desasosiego. “Si está hablando la tripulación, igual de dónde van a cenar esta noche o de que tienen que recoger al crío del colegio, una persona con aerofobia está pensando 'ostrás, qué hablarán, algo está pasando'. Yo les abro los ojos explicándoles que ese ruido que oyen, esa cosa que ven, es completamente normal”, explica Lavín.

EL AVIÓN, EL MEDIO DE TRANSPORTE MÁS SEGURO DEL MUNDO

A pesar de que mucha gente padece un miedo irrefrenable a volar, el avión es considerado el medio de transporte más seguro y en el que menos posibilidades de morir tiene un viajero. Los datos señalan que viajar en avión es 29 veces más seguro que viajar en coche y cuatro veces más que viajar en tren. Estadísticamente, hay solo una posibilidad entre un millón de sufrir un accidente en avión, sin que éste tenga por qué ser mortal, un índice mucho más bajo que en el caso de los accidentes de tráfico, por ejemplo.

“En realidad, los accidentes en carretera, si sumamos las víctimas son muchas más que en un accidente de avión, lo que pasa es que cuando es un avión el accidentado es más espectacular porque mueren de golpe muchas personas. En los accidentes de tráfico mueren tres, cuatro personas, una… Pero si lo sumamos, el número es muchísimo mayor“, aclara Marian Alonso.

Más de 108,9 millones de personas murieron en motocicleta en 2011, 54,2 a pie, 44,6 en bicicleta, 3,1 en coche, 2,6 en barco, 1,2 en furgoneta, 0,6 en tren, 0,4 en autobús y 0,05 en transporte aéreo, la estadística más baja de todas con diferencia, según 'Modern Railways'.

Para quienes estén decididos a superar su aerofobia, existen muchos cursos para deshacerse de esta limitación, como el que imparten en Bilbao Marian Alonso y Fernando Lavín y cuya información está disponible en miedoavolarflyaway.com.