Quantcast

Cómo reducir el colesterol malo

El llamado colesterol malo contribuye a obstruir nuestras arterias y, a la larga, puede provocar enfermedades cardiovasculares. Cuando ingerimos demasiados alimentos que aumentan los niveles de
colesterol en sangre, este se va depositando en las paredes de las
arterias por lo que aumenta el riesgo de sufrir infartos y otras
enfermedades.  Si queremos mantenerlo a raya, es muy importante llevar una vida sana cuidando la alimentación y practicando ejercicio físico. 

Para empezar a reducirlo, hay una serie de alimentos que debemos eliminar (o reducir su ingesta) de nuestra dieta, como por ejemplo la bollería industrial, las carnes rojas y los embutidos. Hay que tener también especial cuidado con la alimentación precocinada, ya que suele tener un elevado nivel de grasas saturadas.

Lo más conveniente si tenemos alto el colesterol malo es que bajemos de peso, por lo que nuestra dieta deberá ser baja en grasas y estas deben ser de origen animal. Según la Clínica Mayo, al perder entre un 5 y un 10% de nuestro peso los niveles de colesterol en nuestro cuerpo se verán significativamente reducidos. Beber alcohol provoca que aumente nuestra presión arterial, por lo que es aconsejable reducir su consumo. 

Todos estos son los hábitos alimenticios que debemos abandonar pero, ¿hay alimentos que nos ayuden a reducir el colesterol malo? La respuesta es que sí. Todos los alimentos que contienen las conocidas como 'grasas saludables' no deben faltar en nuestra dieta. Por ejemplo, el omega 3, que se encuentra en todos los pescados azules es imprescindible. También es importante el omega 6, que se encuentra sobre todo en los frutos secos, además de en los cereales y la soja. Otro buen remedio para reducir el colesterol malo es consumir alimentos ricos en fibra. 

Si queremos reducir el colesterol malo no podemos llevar una vida sedentaria. Es importante que hagamos ejercicio al menos tres o cuatro veces por semana en sesiones de al menos 30 minutos. Si eres de los que no lo hace por falta de tiempo, puede probar a desplazarte en bici o a bajarte del autobús unas cuantas paradas antes de la tuya.