Quantcast

La interacción entre bacterias de las fosas nasales y la piel puede influir en el comportamiento de los patógenos

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

Un equipo de científicos ha hecho un importante descubrimiento sobre las interacciones moleculares que ocurren entre especies generalmente benignas de bacterias 'Propionibacterium' y la bacteria patógena 'Staphylococcus aureus', la causa de la mayoría de las infecciones por estafilococo.

Estas especies bacterianas se encuentran comúnmente en las fosas nasales de los humanos y, también, sobre la piel humana. 'S. Aureus' es un potencial patógeno que inhibe la nariz de una cuarta parte de todos los adultos, además de ser una causa común de infecciones de piel y otras más invasivas.

El equipo, dirigido por científicos del Instituto Forsyth, en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos, ha descubierto que una pequeña molécula secretada por especies de 'Propionibacterium' asociadas a la piel y las fosas nasales influye en el comportamiento de 'S. Aureus' en el laboratorio.

Esta investigación, cuyos resultados se publican en 'mBio', puede conducir a formas nuevas y sostenibles de gestionar la comunidad bacteriana asociada a las fosas nasales con el fin de disminuir la infección. Las infecciones por 'S. Aureus' van en cuanto a su severidad desde leves infecciones cutáneas hasta potencialmente mortales infecciones invasivas.

Aunque muchas personas viven con la bacteria en su nariz y nunca enferman, tener 'S. Aureus' en las fosas nasales supone un riesgo de infección. En los últimos años, la aparición de una forma resistente a los antibióticos, 'S. Aureus' resistente a la meticilina (MRSA, por sus siglas en inglés), se ha convertido en un importante problema.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, el MRSA causó más de 80.000 casos de enfermedad invasora y más de 10.000 muertes anuales de 2005 hasta 2011. A pesar de la reconocida importancia de la colonización de las fosas nasales como un riesgo para la infección por 'S. Aureus', se sabe poco sobre las interacciones entre las bacterias benignas que habitan en la fosa nasal adulta y 'S. Aureus' y qué puede provocar que esta bacteria se vuelva patógena.

En este estudio, el equipo de investigadores descubrió que las especies 'Propionibacterium' excretan una pequeña molécula, coproporfirina III (CIII), encontrada en las fosas nasales y la superficie de la piel que hace a 'S. Aureus' agregarse y pegarse, formando biopelículas, cuando se cultiva en el laboratorio.

La inducción de CIII a la unión de 'S. Aureus' depende de la dosis, la fase de crecimiento de la bacteria y un pH ácido en el rango normal en las superficies de la piel. La formación de biopelículas se produce en ausencia de proteínas plasmáticas, lo que sugiere que podría ocurrir en las superficies de la piel humana y el revestimiento de las fosas nasales.

“La aparición de 'S. Aureus' resistente a los antibióticos ha acentuado la necesidad de comprender cómo las bacterias generalmente benignas que viven codo con codo con 'S. Aureus' podrían influir en su capacidad para residir en la nariz y en la piel donde tienen la oportunidad de iniciar la infección”, subraya la doctora Katherine Lemon, miembro asociado del personal del Departamento de Microbiología en el Instituto Forsyth.