Quantcast

Desarticulada una organización criminal que cometió más de 80 robos en autopistas

Actuaban en coches de alta gama y sus víctimas eran extranjeros a los que sustrajeron 240.000 euros

BARCELONA, 23 (EUROPA PRESS)

Los Mossos d'Esquadra han detenido a diez miembros de una organización criminal que presuntamente cometió más de 80 robos con violencia en las autopistas catalanas con vehículos de alta gama, y sus víctimas eran siempre extranjeros a los que en conjunto sustrajeron pertenencias por valor de más de 240.000 euros.

Los ladrones estaban encabezados por un líder peruano, que lleva más de 20 años cometiendo estos delitos y era “muy bueno conduciendo”, según ha explicado este miércoles en rueda de prensa el inspector jefe del área central de Patrimonio de la Policía catalana, Xavier Sánchez; tras los robos solían esconder los coches que utilizaban para las operaciones en la montaña.

Su 'modus operandi' era casi siempre el mismo: circulaban con un vehículo de gran cilindrada –previamente robado– y cuando localizaban un coche con matrícula extranjera se acercaban por detrás, le lanzaban una piedra e inmediatamente se ponían en paralelo y le indicaban que se parase para comprobar los daños ocasionados.

Al bajar del coche, los delincuentes que iban escondidos en el asiento trasero –conocidos como 'gatos'–, aprovechando el nerviosismo de los extranjeros robaban los efectos personal que tenían dentro del coche y, si alguna vez eran descubiertos, no dudaban en utililizar la violencia para conseguir su propósito.

La organización tenía dos grupos perfectamente diferenciados: los que se dedicaban a cometer materialmente los robos en las autopistas –especialmente en la AP-7, AP-2 y la C-16–, y un 'aparato logístico' formado por los miembros de la familia del líder, que se encargaba de mover a los otros en coches legales y de cambiar las placas de matrícula de los vehículos recién robados.

Además, cada miembro tenía un rol concreto: el copiloto era siempre la mujer del líder que se dedicaba a lanzar la piedra y hablar con las víctimas de estos coche, y los encargados de cambiar las matrículas eran siempre menores de edad, sobrinos del cabecilla de la banda.

La detenciones se produjeron el viernes 11 de julio después de una “espectacular persecución cuando volvían de delinquir”, aunque los agentes no tuvieron que sacar el arma, según ha explicado el inspector; aquella misma noche habían cometido diferentes robos, y entre ellos destaca uno con violencia a víctimas francesas a quienes sustrajeron un bolso y 400 euros en efectivo.

TRES EN PRISIÓN

Cuatro de los detenidos son españoles, tres peruanos y tres ecuatorianos, entre ellos tres menores de edad, con edades que rondan los 16 y los 17 años.

Tras pasar a disposición judicial, la magistrada del Juzgado de Instrucción 18 de Barcelona ha ordenado el ingreso en prisión de tres de ellos –incluído el jefe de la banda–, mientras que el resto han quedado en libertad con cargos.