Quantcast

El ginecólogo que grababa las consultas: Deben indemnizar a más de 8000 pacientes

Levy fue despedido en febrero de 2013, después de que un compañero suyo denunciara frente a las autoridades del hospital Johns Hopkins de Baltimore en el que trabajaba, que estaba usando una cámara para filmar a las pacientes. Diez días más tarde el ginecólogo al verse expuesto se terminaría suicidando.

Ahora el hospital se verá obligado a compensar con 120 millones de euros a unas 8000 pacientes de Levy, quien las fotografiaba y grababa con una cámara oculta en un bolígrafo con cámara integrada que llevaba siempre colgada al cuello. Hast el momento se han descubierto unos 1200 vídeos y 140 fotografías guardadas en varios servidores en su casa.

“Todas estas mujeres sufrieron un abuso y un grave menoscabo de su imagen por esto”', dijo el principal abogado de las mujeres, Jonathan Schochor. “Algunas de ellas necesitaron orientación psicológica, no podían dormir, no podían trabajar, tenían problemas en casa y con sus parejas. Esto fue una violación de su confianza, eso es lo que sienten'', detalló.

El acuerdo extrajudicial es uno de los más grandes en los Estados Unidos, en lo que respecta a un caso de violación deontológica de un médico. AUnque no hubo sentencia o cargos, el asunto amenazó la reputación de una de las instituciones médicas más prestigiosas del mundo y, de acuerdo con los abogados, traumatizó a miles de mujeres, aunque sus rostros no eran visibles en las imágenes, ni pudo establecerse con certeza qué pacientes fueron grabadas ni cuántas.

La policía e investigadores federales aseguran, no obstante las cantidades pagadas, que no encontraron evidencia de que éste hubiese mostrado el material a otros.