Quantcast

El consumo de vacuno es diez veces más dañino para el medio ambiente que el cerdo y las aves, según un estudio

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El consumo de vacuno es diez veces más dañinO para el medio ambiente que el de carne de cerdo o aves, según un estudio que ha sido publicado en la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los investigadores de tres universidades norteamericanas analizaron los impactos ambientales de las industrias del ganado vacuno, porcino, avícola y de lácteos en Estados Unidos de 2000 a 2010. En este sentido, descubrieron que la producción de ternera requiere 28 veces más tierra, 11 veces más agua de riego, 5 veces más emisiones de gases invernadero y 6 veces más nitrógeno reactivo que la media de las otras tres industrias combinadas.

En cambio, el coste ambiental de las industrias restantes se mantiene aproximadamente al mismo nivel, con diferencias entre sí que no sobrepasan los dos puntos.

Además, los científicos compararon los valores obtenidos de impacto ambiental de cada categoría con su consumo dentro de Estados Unidos. En este sentido, el estudio destaca lo “subóptimo” de los patrones de consumo en el país, con un vacuno que pese a ser la categoría menos eficiente, constituye la segunda más extendida entre los norteamericanos, con un 7 por ciento de las calorías consumidas.

En este sentido, el estudio subraya lo “fundamental” de políticas llevadas a cabo por los gobiernos como subsidios a diferentes industrias de ganado para reducir “de forma significativa” el consumo de calorías de origen animal y así disminuir los costes ambientales de la producción de comida.

“Nuestros resultados ofrecen a los gobernantes un método para calcular las consecuencias ambientales de las políticas de alimentación, así como redirigir las decisiones de los ciudadanos en cuanto a dieta para influir de forma colectiva en las fuerzas del mercado”, añade.

Por último, los investigadores reconocen que el análisis está basado en datos de la economía estadounidense pero aseguran que es exportable a otras como la europea, china o india por la globalización de los hábitos dietarios y patrones de consumo.