Quantcast

Interior cifra en decenas los yihadistas españoles en conflictos y dice que una prioridad son los “lobos solitarios”

Aprobará en septiembre un Plan Estratégico de Lucha contra la Radicalización Violenta centrado en la prevención

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El secretario de Estado de Interior, Francisco Martínez ha cifrado en “decenas” los españoles que han viajado a escenarios de conflicto como Siria o Mali para hacer la “mal llamada Yihad” y ha reconocido que una de las prioridades del Ministerio son los que han retornado, y en particular el fenómeno de posibles “lobos solitarios”.

El 'número dos' de Interior ha dicho que el Gobierno no tiene la preocupación de ser “el país que más combatientes ha enviado ni el que más ha recibido” y ha subrayado que los españoles confían en las Fuerzas de Seguridad.

En una entrevista en RNE recogida por Europa Press, Martínez no ha querido aventurar una cifra de retornados –se ha limitado a decir que han vuelto “algunos”–, ha hecho hincapié en que no conviene alarmar, sino analizar fríamente los datos y ha subrayado que las Fuerzas de Seguridad nunca han bajado la guardia frente a ningún tipo de terrorismo. Según su análisis, lo importante es tener “cierta comunidad de inteligencia” y actuar a tiempo con contundencia.

Además, ha explicado que el fenómeno de los yihadistas retornados no es nuevo en España, ya que los primeros casos se detectaron en los noventa, procedentes de la guerra de Bosnia, pero ha reconocido que el fenómeno se ha “recrudecido” con los actuales conflictos en África y Oriente Próximo y es “la principal preocupación de la UE en términos de seguridad para Occidente.

También ha reconocido que el fenómeno terrorista ha evolucionado, desde las organizaciones jerarquizadas a las células de varios individuos con “cierta cobertura internacional por parte de Al Qaeda o sus filiales”, y ahora a los llamados “lobos solitarios”.

Sobre este punto, ha explicado que este perfil de terrorista preocupa porque si un individuo “se radicaliza de forma absolutamente anónima a través de foros y redes sociales y un día decide inmolarse es muy difícil de detectar y prevenir”.

No obstante, ha apuntado que el Gobierno también está actuando en este ámbito, por ejemplo promoviendo en la UE la tipificación común como delito de terrorismo el adiestramiento pasivo en la red.

UN PLAN MÁS CENTRADO EN “LOS MENSAJES” QUE EN EL “CONTROL”

Junto a la reacción, Martínez ha destacado la apuesta por la prevención y ha avanzado que, seguramente en septiembre, el Ejecutivo aprobará un Plan Estratgico de Lucha contra la Radicalización Violenta, que prestará atención a la radicalización yihadista pero también a otros tipos de radicalización.

Según ha explicado, el objetivo de este plan, que se deriva de la Estrategia Integral aprobada en 2010, es prevenir los focos de radicalización, internos, internacionales y también del ciberespacio.

El plan no se centra en el “control” sino en hacer una “contranarrativa” a los radicales, haciendo “cómplices” a los representantes del Islam moderado “y mayoritario” y recabando la colaboración de actores locales para difundir mensajes y “disuadir otro tipo de interpretaciones de la religión”. Todo ello, ha dicho, con “pleno respeto del pluralismo y la libertad religiosa”.