Quantcast

El Tesoro cumple y coloca 2.510 millones en letras a 3 y 9 meses, con intereses en mínimos

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El Tesoro Público ha cerrado con éxito la emisión de este martes al colocar 2.511,77 millones en letras a 3 y 9 meses con una alta demanda, según ha confirmado el Banco de España.

De esta forma, el organismo ha vuelto a superar ligeramente su objetivo de emisión, ya que esperaba captar hasta 2.500 millones. La demanda, por su parte, ha sido alta y ha superado los 8.000 millones.

En concreto, el organismo ha vendido 640,70 de los 2.871,70 millones solicitados por el mercado en letras a 3 meses, de forma que las peticiones han superado en 4,5 veces lo vendido (3,8 veces en la anterior ocasión).

Los intereses de este papel han subido ligeramente en comparación con la subasta de junio. En concreto, la rentabilidad media ha pasado del 0,110% al 0,127%, mientras que la marginal ha pasado del 0,131% al 0,138%. Pese a la ligera subida, los intereses siguen en niveles mínimos de la serie histórica.

Por otro lado, el Tesoro ha colocado 1.871,07 de los 6.001,07 millones pedidos por los inversores en letras a 9 meses. Así, la demanda ha superado en 3,2 veces lo emitido (2,4 veces en la anterior ocasión).

En este caso, los intereses han bajado ligeramente y se han situado en los niveles más bajos de la serie histórica. En concreto, la rentabilidad media ha pasado del 0,3074% al 0,205%, mientras que la marginal ha bajado al 0,210% desde el 0,316% de junio.

La subasta de este martes ha sido la primera que se ha celebrado tras la venta de Catalunya Banc a BBVA por 1.187 millones, después de que la entidad presidida por Francisco González superara a las otras dos entidades que presentaron oferta vinculante: Banco Santander y Caixabank.

El resultado de la operación ha sido bien recogido por los mercados, puesto que los intereses, pese a que han subido ligeramente en las letras a 3 años, siguen en niveles mínimos. La prima de riesgo, por su parte, se mantiene en el entorno de los 140 puntos básicos.

De este modo, el organismo ha vuelto a superar una nueva prueba en los mercados y cierra así las emisiones de julio. En agosto, volverá a someterse al escrutinio de los inversores con nuevas subastas de bonos y obligaciones.