Quantcast

Gina, ex prometida de Di Stéfano: “Subastaré el anillo de compromiso”

“No tengo pareja. No he rehecho mi vida ni salgo con nadie. Estoy segura que él me está viendo, que cuida de mí junto a Dios. Entonces no siento miedo a nada. Camino mucho por calles poco seguras, ya sabe que vivo en Barracas -barrio de Buenos Aires- y, si me pasara algo, tampoco sentiría miedo porque en el cielo voy a estar con Alfredo y ahí nadie nos va a separar”, aseguró la mujer que estuvo a punto de casarse con Alfredo Di Stéfano sin o llega a ser por la oposición judicial del argentino.

En la entrevista, esta mujer sencilla dice que se despidió del expresidente de honor del Real Madrid “mirando al cielo y gritándole que dónde estaba. Y fue cuando sentí que estaba conmigo, empecé a hablarle en voz alta y lo sigo haciendo (…). Nació para ser grande. Cualquier cosa a la que se hubiera dedicado le habría convertido en un personaje universal”.

En su opinión ella es “la mujer que él amó, con la que quería casarse y amanecer todos los días a su lado. Él siempre decía que nosotros éramos como culo y calzoncillo”.

Eso sí, en la entrevista esta mujer pasa al ataque para decir que “en España me dejaron sola, porque todos mis amigos y conocidos tenían miedo al Real Madrid. De este club vive mucha gente. En noviembre de 2013, llegué a Costa Rica destrozada buscando el cariño de mi familia. En Madrid sólo tenía a Alfredo, que era mi vida entera, mi esperanza y mi pasión”.

Gina González explicó como fue su desaparición de la faz de la tierra tras asegurar que nadie compró su silencio: “Pocos días después de que se dictaron las medidas cautelares en contra de Alfredo, yo volví a Madrid. Estuve vigilando hasta que lo sacaron a la calle y en un restaurante cerca de su casa pude acercarme a él, fue la última vez que nos vimos. Lloramos, nos abrazamos y me dio muchos besos. Quedamos en vernos al día siguiente, pero ya no fue posible”.