Quantcast

Las mujeres tienen una mejor protección ante las enfermedades cardiovasculares que los hombres

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Las mujeres gozan de una mejor protección ante las enfermedades cardiovasculares que los hombres, según ha mostrado la investigación 'Maggic' realizada por el Hospital Universitario Gregorio Marañón y la Universidad Europea de Madrid, dirigida por el presidente de la sección de Cardiología Geriátrica de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), el doctor Martínez-Sellés.

Para llevar a cabo este estudio se analizó la relación entre el género y la supervivencia de más de 40.000 pacientes con insuficiencia cardiaca, a partir de los resultados aportados por 31 estudios observacionales a más de tres años de seguimiento.

De esta forma, los expertos comprobaron que la tasa de mortalidad entre ambos sexos era muy similar, aunque, después de ajustar los datos según la edad, la función sistólica del ventrículo izquierdo, la etiología y la diabetes, se observó que los hombres tenían un 31 por ciento más de riesgo de muerte por insuficiencia cardiaca (IC) que las mujeres.

«Lo que es indudable, y de hecho se comprobó con este estudio, es que las mujeres con insuficiencia cardiaca viven más que los hombres independientemente de todo lo demás. Ahora se está investigando el por qué las mujeres son capaces de vivir más que los hombres. En cierta forma, lo que se piensa es que el corazón de la mujer es más resistente, ya que, según se ha visto en el estudio, el lado derecho del corazón de la mujer (ventrículo derecho) responde mejor que el del hombre ya que en las mujeres el fallo se produce más tardíamente», ha explicado Martínez-Sellés.

DEBIDO A LOS ESTRÓGENOS Y AL EMBARAZO

No obstante, aun no está clara la razón por la cual la mujer está más protegida que el hombre, a pesar de que se cree que puede ser debido a dos posibles motivos biológicos.

El primero, a los estrógenos, hormonas responsables de las características sexuales de la mujer que protegen a la mujer de la aparición de enfermedades cardiovasculares hasta la postmenopausia; etapa en la que, debido a la disminución de estrógenos, aparecen cambios físicos y metabólicos en la mujer que ocasionan un incremento en la incidencia de hipertensión, diabetes, dislipidemia o alteraciones en el peso y, por tanto, aumenta su riesgo a sufrir alguna enfermedad cardiovascular.

En segundo lugar, el embarazo. Y es que, según han comentado los expertos, sólo las mujeres pueden soportar una situación de tan alto estrés, en la que se producen profundos cambios en la anatomía y la fisiología del corazón. «Durante el período de gestación la mujer experimenta una elevación de la frecuencia cardiaca, de los volúmenes sanguíneo y ventricular, del gasto cardiaco y una hipertrofia ventricular», ha destacado el cardiólogo.

Muchos de estos cambios se mantienen durante, al menos, un año y son muchos los expertos que creen que estos son responsables de la reducción del riesgo cardiovascular al que están expuestas las mujeres a lo largo de toda su vida.

De hecho, tal y como ha explicado, los cambios que ocurren durante el embarazo son muy parecidos a los que experimentan los deportistas. Así, el embarazo podría ser como una especie de entrenamiento para la mujer que prepara al corazón para poder resistir situaciones de elevado estrés miocárdico.

Actualmente se están investigando nuevos fármacos a partir de hormonas femeninas como posible tratamiento para la insuficiencia cardiaca, ya que se ha visto que pueden mejorar la calidad de vida de estos pacientes e incluso llegar a alargar su esperanza de vida.