Quantcast

Detienen a la sobrina de Paesa por un fraude millonario en Angola

El juez Pablo Ruz acordó en la noche del lunes 14 de julio enviar a prisión a Beatriz García Paesa, sobrina del aquel personaje novelesco, por los delitos de corrupción en las transacciones comerciales internacionales, delito contra la hacienda publica, cohecho, blanqueo de capitales, organización y grupo criminal y falsedad documental. Casi nada. Al parecer está implicada en un embrollo para desviar dinero de fondos públicos angoleños gracias a un contrato firmado para equipar a la policía nacional de Angola.

Y es que, según publica el diario El País, a esta abogada, con lazos familiares directos con el exespía del CNI Francisco Paesa, le atribuyen la gestión de varias empresas radicadas en paraísos fiscales, desde las cuales se recibían los fondos transferidos de las cuentas de la Unión Temporal de Empresas (UTE) Cueto Defex, constituida para equipar a la policía nacional del país africano a través de un contrato de 152 millones de euros. O sea, presuntamente, una desviación de fondos públicos en toda regla.

El caso es que esas sociedades realizaban transferencias a favor de familiares de funcionarios públicos angoleños, de sociedades relacionadas con los querellados y en beneficio de los propios querellados. Según el juez, de la investigación desarrollada en Luxemburgo y de las diligencias de la fiscalía se desprenden indicios de la participación de García Paesa en este entramado. De lo investigado hasta el momento se considera decisiva la función de García Paesa en el presunto delito de blanqueo de capitales, fruto de los delitos cometidos presuntamente en España y Angola.

¿Resultado? El pasado 10 de julio la abogada Beatriz García Paesa, de 48 años, fue detenida por la Policía de Luxemburgo por desviar y blanquear dinero de un contrato milllonario de venta de material policial a Angola. Esa detención fue ordenada por la Policía de Luxemburgo en el marco de una operación de la Guardia Civil contra una trama empresarial que defraudó cantidades millonarias de un contrato suscrito con el gobierno de Angola para suministrar a este país material policial. Junto a ella han sido detenidas otras nueve personas, la mayoría en España. 

Este contrato de 152 millones firmado entre una UTE española y el Gobierno de Angola sirvió presuntamente como pantalla para desviar una parte de su importe a cuentas de los miembros de esta asociación de empresas, así como a los responsables de la adjudicación, según asegura la Guardia Civil. El despacho de abogados de García fue el que diseñó una compleja estructura financiera para blanquear los fondos desviados. En el entramado figuran diversosparaísos fiscales.

Hay que recordar que Beatriz García Paesa colaboró con su tío en la huida de Luis Roldán, ex director de la Guardia Civil, y en la ocultación de 10 millones de euros que este escondía en un banco suizo. Y veinte años después el botín de comisiones ilegales no ha aparecido.